martes, 13 de marzo de 2012

Remedios: ansiedad por separacion

ANGUSTIA POR LA SEPARACIÓN
11 estrategias para mitigarla

Aunque prácticamente todos los animales de compañía lamentan ver cómo sus amos salen de casa, algunos se lo toman a la tremenda. Casi todos los veterinarios cuentan anécdotas de animales que, en estas circunstancias, han derribado tabiques, doblado los barrotes metálicos de sus jaulas o saltado contra el cristal de una ventana. Aunque algunos gatos también padecen angustia por la separación, este problema es más típico de los caninos. Los perros son animales muy sociables, y algunos se sienten perdidos cuando su amo se marcha. Esto es lo que recomiendan los expertos para tranquilizar a un perro con «síndrome
de abandono».

Sólo para perros
Alargue gradualmente sus ausencias. Para que su perro se acostumbre a su ausencia, entrénelo de manera gradual. Dele una golosina y salga de la habitación 1 minuto, cerrando la puerta. Cuando regrese, su perro se comportará como si acabara de regresar de unas largas vacaciones en Australia, pero, al menos, sabrá  que es capaz de sobrevivir 1 minuto sin usted. Alargue sus salidas poco a poco, hasta que el animal pueda  pasar 1 o 2 horas en otro lugar de la casa sin preocuparse.

Salga un momento. Una vez que su perro se acostumbre a permanecer solo en otra parte de la casa, comience a hacer salidas muy breves. Bob Gutiérrez, un especialista en conducta animal de San Francisco,  describe así la experiencia con su perro: «Un sábado salí 20 veces de casa durante unos minutos cada vez. Al regresar, mi perro se comportó como si yo fuera Dios en unas 15 ocasiones. Pero luego se produjo un  cambio súbito y ni siquiera pareció notar cuándo entraba y salía. A partir de ese momento, se acabó la angustia por la separación».

Evite las despedidas efusivas. No haga un drama de la despedida. Sencillamente, diga «hasta luego» y  márchese. Compórtese con igual indiferencia cuando regrese. De esa manera le enseñará a su perro que sus  idas y venidas no tienen ninguna importancia y que no es ninguna tragedia quedarse solo.

SERENIDAD CON RECETA
Cuando no hay forma de tranquilizar a un perro ansioso, el veterinario puede prescribir un fármaco para ayudarlo a superar el miedo. Varios medicamentos de venta con receta elevan el nivel de una sustancia química cerebral, la serotonina, que favorece la relajación. A diferencia de los  tranquilizantes, que sólo consiguen adormecer al perro asustado, los fármacos con principios activos como arnitriptilina y buspirona lo ayudan a comportarse con normalidad. En algunos casos la acción de estos medicamentos es prácticamente milagrosa.

Pero déjele un «premio». En el momento de salir de casa, dele a su perro algo especial para morder, algo  que no suele darle cuando están juntos. Así, la expectativa del premio podrá más que la angustia por la separación. Por ejemplo, rellene un hueso de cuero o un juguete de goma con mantequilla de cacahuete o con queso para untar. El animal se pasará horas mordiendo su golosina y olvidará sus preocupaciones.
Cánselo con ejercicio. Antes de salir de casa, saque a su perro a correr. Si consigue cansarlo, hay muchas probabilidades de que duerma ininterrumpidamente mientras usted está fuera.

Hágale repasar sus lecciones. Si desea sacar el máximo provecho de los paseos, úselos como tiempo de  entrenamiento. Cuando un perro sabe lo que su amo espera de él, se vuelve más seguro. Y la seguridad es  la mejor arma para combatir la ansiedad.

Búsquele un amigo. Puesto que el perro es un animal gregario por naturaleza, la compañía de otro animal  puede modificar por completo su actitud hacia sus salidas. Si hay otro perro en casa, su mascota se sentirá  mucho mejor, pero incluso la presencia de un gato puede calmar su ansiedad y hacerla sentir más cómodo.

Convierta las maletas en un sitio de juego. Algunos perros se ponen muy nerviosos al ver que su amo  prepara el equipaje. Si es el caso del suyo, combata la ansiedad sacando las maletas del armario cuando no  vaya a hacer un viaje. Juegue con él cerca de la maleta o ponga algún juguete en el interior y deje que su perro lo busque. De ese  modo, cuando el animal lo vea prepararse para un viaje, no reaccionará con terror. También puede traerle un regalo especial cuando regrese de viaje y permitir que él mismo lo saque de la maleta.

DIÁLOGOS TELEPÁTICOS
¿Alguna vez ha deseado que su asustadizo perro pudiera hablar para explicarle lo que le ocurre? Pues su perro puede hablar y escuchar sus respuestas. Algunos especialistas en conducta animal  afirman que es posible mantener una conversación con un perro sin pronunciar una sola palabra.
La angustia por la separación es un problema frecuente. Jeri Ryan, un terapeuta de animales de Oakland, California, que está convencido de que es posible comunicarse telepáticamente con un perro, relata así una de sus experiencias: «En una ocasión traté a un perro que era presa del pánico cada vez que debía quedarse solo. Le hablé y descubrí que sus propietarios anteriores lo habían abandonado. Le aseguré que sus amos actuales estarían a su lado durante toda su vida, y la tristeza y el miedo desaparecieron como por encanto».
Para conversar con un perro, Ryan recomienda buscar un sitio tranquilo, y relajarse por completo: «Piense en su mascota e intente comunicarse mentalmente con ella. Esté preparado para cualquier  sorpresa y recuerde que la práctica es fundamental». Naturalmente, si su «sexto sentido le dice que los temores de su animal están fuera de control, no intente tratar usted mismo. Consulte a un  veterinario lo antes posible.

Ilumine su vida. Si deja un par de luces encendidas cuando sale por la noche, el perro se sentirá más  tranquilo. Procure que durante su ausencia el entorno sea lo más parecido posible a cuando usted está en casa.

Cálmelo con ruidos. Cuando se marche, deje la radio encendida a un volumen normal, sintonizada en la emisora que escucha habitualmente. O deje funcionando un aparato que haga un ruido constante, como un ventilador. Así, conseguirá que el animal no esté pendiente de los ruidos de su coche o de sus pasos y se  distraiga con cualquier otra actividad.
(Mis gatos son asiduos oyentes de Euskadi Gaztea, un dial que recomiendo)

Protéjalo con una jaula. Algunos perros se sienten más seguros en una jaula. Recuerde que la jaula es el equivalente de la madriguera. Dentro se sienten seguros y protegidos. Si su perro no está acostumbrado a usar la jaula, pídale al veterinario que le recomiende la más adecuada para él y que le indique cómo  enseñarle a usarla. Sin embargo, a algunos perros no les gustan las jaulas, así que es conveniente pasar por un período de prueba antes de adoptar este sistema. Ponga al animal en la jaula durante unos minutos cada vez y observe sus reacciones. Si se asusta, no insista. Un perro aterrorizado podría hacerse daño en su  ausencia.
(entiendo que por jaula puede ser un trasportin, yo lo hago con mis gatos y lo usan a diario, se meten ahi cuando quieren que les deje tranquilos)


¿Entiendo que los gatos no tienen ansiedad por separacion? No dara remedios, pero cada vez que llego a casa me esperan en la puerta, al menos Balú
(Fuente: Remedios caseros para perros y gatos)