jueves, 8 de marzo de 2012

Gatos contra perros

¿SON LOS GATOS MENOS INTELIGENTES QUE LOS PERROS? 
Es antigua, muy antigua, la polémica sobre la bondad de los gatos sobre los perros ... o viceversa.
Los propietarios de mascota s se preguntan con frecuencia, ¿quién es más inteligente, el perro o el gato? Realmente el mundo se divide entre "propietarios de perros" y "propietarios de gatos" y cada grupo se apasiona defendiendo su mascota preferida.

Los gatos se han considerado propios de artistas e intelectuales. Julio Cortázar tenía una gata a la que  llamaba Flanelle y Juan Carlos Onetti llamaba a la suya La biche, pues decía que era francesa; María Zambrano tuvo una veintena de gatos y Allan Poe escribió sobre sus mininos Cattarina y Pluton; el poeta francés Charles Baudelaire es quién mejores poemas ha dedicado a los gatos, quizá sólo superado por la intensidad de los versos que el argentino Jorge Luis Borges les dedicó. Pero también hubo escritores que adoraban a los perros como Lord Byron o Antón Chejov, que lloró la muerte de sus compañeros caninos Bromuro y Quinina, o el español Pío Baroja, que contaba que su entrañable perro Thor, dios ario, "le pegó un mordisco en su propia mano como a un vil sefardi'.
No hay comparaciones
Todos sabemos que nuestra mascota es única, especial, con su propio talento, pero la ciencia que trata a las especies sin sentimentalismo, se ha puesto a comparar la inteligencia de perros y gatos. A la hora de  determinar cuál de ambas especies es la más compleja intelectualmente, los científicos han comprobado que perros y gatos se parecen más de lo que aparentan. Llamamos inteligencia a la capacidad de entender,  asimilar, elaborar información y utilizarla adecuadamente e inteligencia emocional a la capacidad para  reconocer sentimientos propios y ajenos, y el conocimiento para manejarlos. Perros y gatos disfrutan de ambos tipos de inteligencia. Los perros se han forjado su fama de inteligentes gracias a los guionistas de Hollywood y la estupidez de los humanos. Los gatos no han contado con fans de sus proezas en la gran pantalla, por lo que están en desventaja. En definitiva, que perros y gatos seguirán siendo considerados más
inteligentes según el propietario posea un gato o un perro. Entre tanto ambos seguirán siendo la mascota de preferencia para millones de familias.

1-El gato el más popular
Si medimos a nuestras mascotas con el baremo de las revistas del corazón o el share de la television, el indice de popularidad, nos encontramos con que el gato es el ganador. Es difícil cuantificar el numero real de ambas especies en el mundo. Según estadísticas de 10 países con mayor población felina del mundo sumando los 204 millones de gatos, superando a los perros de los 10 países con mayor población canina, que se queda en 173 millones. Si las cualidades de una mascota se midiesen por su popularidad, indudablemente el gato era el ganador

2- Resolución de problemas
La capacidad de resolver problemas es una condición básica para toda la inteligencia. En una conferencia ante la "American Psychological Association" de Estados Unidos, reunida en Toronto, Stanley Coren, de la "University of British Columbia" (Canada) afirmó que los perros pueden contar hasta 4 o 5. Sus habilidades aritmeticas son reducidas, solo tienen una comprension básica, aunque son capaces de detectar errores como 1+1=3. También pueden resolver problemas copiando el comportamiento humano, resolver problemas mecánicos (como abrir una puerta) y entender conceptos simbólicos simplemente escuchando hablar a la gente y observando sus movimientos. No se sabe mucho de la capacidad de los gatos para resolver problemas, pues apenas han sido sometidos hasta ahora a test de evaluación en este aspecto
(nota: abrir puertas usando la manilla puedo asegurarlo yo que lo he visto)


3-El coeficiente de inteligencia
El perro es fiel y obediente, el gato es independiente y listo, esa es la fotografía mental que de ambas especies nos hemos formado. Tenemos la mala costumbre de simplificar el mundo animal, medimos la inteligencia en una escala lineal, la nota mas alta la poseemos los humanos con el valor 100 y por debajo vamos situando a las restantes especies, primero los grandes simios, luego los delfines, perros, gatos... Estamos equivocados, cada especie es brillante en su terreno y el resultado de millones de años de evolución. ¿Como se mide la inteligencia de la araña capaz de tejer telas o la capacidad de navegar de las aves migratorias?
Otro de nuestros errores es relacionar el volumen y peso del cerebro con la inteligencia, como si la inteligencia se pudiese medir en gramos como las legumbres. Esta manía la instauró un médico alemán, Theodor Bischoff, que tras años de acumular datos observó que el peso medio del cerebro de un hombre es de 1350 grs, mientras que el promedio de las mujeres es de 1250 grs. Utilizó este hecho para defender una supuesta superioridad intelectual de los hombres sobre las mujeres. A su muerte, Bischoff donó su propio cerebro a la ciencia. El análisis indicó que pesaba 1240 grs, 10 menos que el promedio de las mujeres. La correlación entre la inteligencia y el tamaño del cerebro ha sido rechazada por la ciencia. Hoy nadie argumenta que los elefantes son mas listos que los perros porque su cerebro pesa más. El cerebro de un perro de talla mediana pesa 64 grs, en tanto que el de un gato pesa 25 grs, pero si medimos la masa cerebral en su relación a la masa corporal, el gato tiene la masa cerebral que cabría esperar de su tamaño en tanto que el perro posee un cerebro algo más grande que el que le correspondería . Parece que ganan los perros, pero como ya sabemos que el peso no es significativo de inteligencia, los científicos evalúan el número de neuronas en la corteza cerebral y aquí el gato le da una verdadera paliza al perro. Los gatos poseen 300 millones de neuronas, en tanto que los perros se quedan en 150 millones.

4- Una buena relación
La relación entre el propietario y su perro es muy similar a la que existe entre una madre y su hijo. En presencia del propietario, el perro es valiente, curioso y explora feliz su entorno, pero cuando el propietario se va se siente angustiado, se desorienta, sufre estrés y depresión por soledad. El gato por el contrario es un buen amigo, todos los propietarios de gatos reconocen que su mascota es independiente y que hay momentos que prefiere la soledad. El perro es gregario como el hombre, el gato individualista, por algo ha sido llamado "un egoísta maravilloso" ¿que es mejor? todo se resume a gustos personales.
(nota: Balú y Linsha de independientes nada, siempre van a donde hay gente, incluso a dormir van siempre con gente)


5- Los mejores chillando
Gatos y perros son capaces de efectuar vocalizaciones (maullidos, ladridos) repetitivas o fluctuantes para llamar nuestra atención, reclamar algo que desean o simplemente por nerviosismo. Sin embargo los perros poseen una mayor flexibilidad vocal, son capaces de variar la longitud, tono y la frecuencia de sus ladridos, expresando con ellos una gran cantidad de emociones, en tanto que el repertorio vocal de los gatos es muy limitado. Por el contrario, el gato ha descubierto el ronroneo. La doctora Karen McComb ha demostrado que los gatos poseen distintos tipos de ronroneos  y utilizan una variedad muy concreta para llamar la atención del dueño y obtener comida. Pueden cambiar su ronroneo habitual, añadiendo una especie de lloro que consigue que el propietario ceda a sus deseos. Esta vocalización de los felinos domésticos es diferente al ronroneo habitual de satisfacción ya que suena como un pequeño grito con una frecuencia similar a la de un bebe humano. "Los gatos han encontrado un sonido que los humanos difícilmente podemos ignorar sin sentirnos culpables".  dice Karen McComb. Han aprendido a modular sus vocalizaciones exagerando de forma dramática los maullidos y ronroneos, según observan que puede generar una respuesta positiva por parte de los humanos. Gracias a esta capacidad de manipular a sus dueños, los gatos superan a los perros en la utilización de sus expresiones sonoras.

6- Gestos y palabras
Rico es un border collie capaz de distinguir 200 palabras, cuya inteligencia ha sido estudiada por el doctor Juliane Kaminski del instituto Max Planck de antropologia. En su presentación ante la prensa, los periodistas lo pudieron comprobar, " a ver Rico, ¿donde esta Garfield?, preguntó alguien entre la multitud de fotógrafos que le rodeaba, y Rico fue y le trajo el moigote. ¿Y la culebra, donde esta? segundos despues aparece con un rollo de peluche verde en su hocico. Y asi sucesivamente, Rico fue capaz de reconocer más de 200 objetos, superando incluso las habilidades cognitivas de los chimpancés. Y lo que es más importante, la manera como aprendió a identificar estos juguetes es similar a como los niños se apropian del lenguaje, según comprobó el equipo de investigadores alemanes. Juliane Kaminski ha podido demostrar que este perro sabe relacionar los nombres de los objetos, demostrando una capacidad de actuación lógica. Cognitivamente los gatos no son muy diferentes a los perros, pero la principal diferencia es que no son obedientes y resulta dificil motivarlos, según el doctor Adam Miklosi de la universidad Eotvos Lorand de Budapest, Hungria, que ha trabajado sobre la comunicación felina. Por ejemplo, si se esconde alimento el perro trata de encontrarlo solicitando la ayuda de su dueño, en tanto que el gato procura resolver la prueba solo.
(fuente: Perros y compañia)