miércoles, 23 de noviembre de 2011

Racionalizar horarios laborales

Directivos y expertos defienden un cambio de cultura para racionalizar los horarios laborales
No se trata de revelar una receta secreta, sino dé recalcar las ventajas «para el trabajador y también para la empresa» de contar con un horario laboral racional hasta que cale definitivamente esa filosofia en todas las compañías. Con ese empeño se han reunido por sexto año consecutivo expertos y directivos concienciados en el Congreso nacional para racionalizar los horarios que se celebra en el Kursaal. «La conciliación no es ninguna utopía. Funciona y hay que contarlo », anima Alberto García Erauzkin, consejero director general de Euskaltel, que ha vivido en su propia persona esa transformación de directivo escéptico a defensor  acérrimo de este cambio.
La primera sesión de trabajo del congreso se convirtió en una especie de clase de pedagogía sobre la  conciliación. El mensaje fue insistente: «Conciliar no sólo es posible sino que es rentable». Alberto García Erauzkin habla con conocirniento de causa. Euskaltel arrancó este año con una 'revolución' en su forma de trabajo. Asesorados por la consultora Deloitte y tras participar en un programa piloto de la Consejería de Asuntos. Sociales del Gobierno vasco, el 80% de los 550 empleados de la empresa de telecomunicaciones vasca concentró la jornada laboral entre las 7.30 y las 15.15 horas.
El resultado once meses después satisface a las dos partes, a empleados y a directivos. «Hemos logrado un mayor rendimiento de nuestros trabajadores, se han reducido los desplazamientos en automóvil y con ellos la siniestralidad. Incluso muchos padres nos han comentado que el rendimiento escolar de sus hijos ha mejorado porque ahora les ven más», asegura. Begoña Murguialday decidió intentar poner en marcha por  su cuenta todo lo que echaba de menos en su puesto en la Administración. Hace dieciséis años creó la empresa Murgibe, una consultora que trabaja con empresas e instituciones que promueven la igualdad de oportunidades. Corno responsable de la compañía predica con el ejemplo. «Trabajamos 35 horas a la  semana, no hay horarios de entrada ni de salida, los tiempos de ausencia no se recuperan, hay dos periodos de descanso obligatorios, en Navidad y Semana Santa para oxigenar la mente, tenemos más días de permiso por fallecimiento de algún familiar... Muchos dirian que a pesar de todo nos va muy bien. Yo digo que es gracias a todo eso que estamos así», relató ayer. Corno empresaria, pero sobre todo corno mujer, habló Ana Bujaldón, presidenta de la federación española de ejecutivas, profesionales y empresarias. «El problema de la conciliación es hoy por hoy más problema para las mujeres que para los hombres», denunció.
"Sociedad más justa"
El sociólogo Javier Elzo reflexionó sobre la conciliación corno uno de los valores necesarios para una  sociedad más justa. «La cuestión de los horarios remite a un modelo de sociedad más justo, más amable, más humano y más responsable. Modelo que no existe en la realidad y que debemos crear. Quizá la crisis sea una oportunidad de oro para vislumbrar esa sociedad. - Por su parte, la consejera vasca de Empleo y Asuntos Sociales,Gema Zabaleta, abogó ayer por la «firma de un pacto plural» que haga posible la implantación en Euskadi de la jornada laboral flexible europea. «Permitir la conciliación siempre es rentable», dijo. Zabaleta apeló a administraciones, agentes sociales, medios de comunicación y ciudadanos a suscribir ese pacto en favor de una jornada que hace «más competitivas a las empresas, mejora la calidad de vida y hace más iguales a hombres y mujeres».

«Somos el país de Europa que más tarde se acuesta»
«Los horarios de comidas y cenas en España son disparatados. Somos el país de Europa que más tarde se acuesta. Y nuestros jóvenes son los más ojerosos por las mañanas». Esta fue la crítica ofrecida ayer por la socióloga Inés Alberdi (Sevilla, 1948), directora del Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres entre 2008 y 2010. Fue la encargada de la conferencia inaugural del VI . Congreso nacional para racionalizar los horarios. «Tenemos que cambiar para lograr una vida cotidiana más satisfactoria», afirmó. Según Alberdi, catedrática de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, el tiempo es el bien más democrático.  «Se nos da en igual cantidad a todos y lo que nos diferencia es lo que hacemos con él», explicó. España ha registrado en las últimas cuatro décadas un cambio extraordinario en las formas de vida. «Con la transición y la democracia política llegó la democracia a la vida familiar y la igualdad entre hombres y mujeres ». Pero en un país moderno se da un estilo de vida antiguo. «En las familias los adultos trabajan o quieren hacerla. Y los niños y jóvenes se dedican al estudio. Pero los horarios en la vida cotidiana están pensados para familias donde uno de los progenitores se dedica a la casa, le hacen los abuelos o corno si  todos fuéramos ejecutivos con las tareas domésticas y de crianza resueltas», «Nuestros horarios de comidas marcan una distancia enorme con los vecinos europeos. En España se cena de media a las 21. 45 horas, frente a las 19 horas de Francia ». Además, en nuestro ámbito, la jornada laboral es más larga y las horas de sueño más cortas. «Un 65% de las personas en España permanece levantada pasadas las doce de la noche. Son costumbres con un enorme coste en salud, bienestar y productividad», La socióloga apostó por el horario continuo, «que en nuestro ámbito es una excepción». y puso el ejemplo de Estados Unidos, donde la gente trabaja de 9 a 5, con media hora para comer. «Comer en la oficina o en la calle es para nosotros un tabú».

Esta noticia apareció en el Diario de Alava y tras haber viajado por Europa he visto como lo que tenemos aqui no existe en ningún otro sitio. Cerrar las tiendas a las 17:30 o hacer un pequeño descanso para un snack al mediodía es lo mas común en nuestros países vecinos y son mas productivos que nosotros estando menos tiempo "por estar" en el puesto de trabajo.
Menos horas en el puesto de trabajo significa menos gastos en personal o menos gastos de consumos, desde gasolina a electricidad o calefaccion. Quizas la CEOE debiera empezar por asuntos como estos antes de poner gratis el despido, tal y como es su sueño.

3 comentarios:

Mikel GNZ dijo...

Completamente de acuerdo, pero sin que sirva de precedente.. ^^

Mikel GNZ dijo...

Parte del mal es la humilde expresión "Como aquí no se vive en ningún sitio"

Fauve, la petite sauvage dijo...

Claro, es que una cosa es "vivir" y otra "producir", jeje.