viernes, 7 de octubre de 2011

El gato que dejó de ser limpio

¿Cuándo fue la última vez que cambiaste la arena de la bandeja sanitaria? Puede que ya esté sucia a juicio de tu gato. Los gatos son limpios por naturaleza, sin embargo, pueden dejar de utilizar la bandeja sanitaria si alguna de sus características no responde del todo a sus preferencias.
La eliminación de orina o heces fuera del cajón higiénico es el problema más común al que se enfrentan los propietarios de gatos. Los gatos son la última especie que domesticamos y mantienen por ello un inestable equilibrio, que con determinadas actuaciones nuestras podemos romper inconscientemente en muchas ocasiones.
Lo que debes tener en cuenta
- Los gatos prefieren tener la bandeja próxima al sitio donde pasan la mayor parte del tiempo. No la  coloques demasiado alejada de ese sitio.
- Si en la casa conviven varios gatos puede ocurrir que uno de ellos impida el acceso de otro a la bandeja,  incluso cuando se llevan amigablemente. Vigila que esto no ocurra.
- Un gato dominado puede verse atrapado al tratar de salir de la habitación donde está la bandeja, entonces, por miedo, deja de usar la bandeja para no entrar en esa habitación. Coloca varias bandejas en sitios diferentes de la casa.
- Comprueba que otras mascotas, como un perro coproíego, no molesta al gato mientas está haciendo sus  necesidades. Pon la bandeja en un sitio donde pueda llegar el gato sin dificultad pero que no esté al alcance  del perro.
- El estrés y la ansiedad motivados por diversas causas, por ejemplo, la llegada de una mascota nueva o  de una visita a la casa puede conducir al gato a eliminar las heces en un lugar inadecuado. Localiza el motivo  de estrés y elimínalo.

MOTIVOS PARA NO SER LIMPIO
Son variados los motivos que pueden llevar a un gato a ensuciar fuera de su bandeja sanitaria, casi todos ellos tienen solución, pero el propietario debe realizar un esfuerzo por conocer mejor a su mascota y respetar las pautas de comportamiento que a ellos les son tranquilizantes.
¿Por qué arroja fuera la arena de su bandeja? Es un juego muy divertido. Cuando se trata de usar el arenero, hay gatos muy cuidadosos y gatos descuidados, los descuidados escarban como locos y si les gusta, escarban mucho más, hasta que sacan fuera toda la arena de la caja.
¿Por qué orina en la taza del inodoro? El gato es muy limpio, si tu no lo eres tanto y dejas las heces en su caja de arena sentirá desagrado y buscará otro sitio para orinar. La taza del inodoro, por su olor a amoniaco, le va a parecer el sitio idóneo.
¿Por qué golpea con las patas el suelo fuera del arenero? Algunas veces los gatos salen fuera de su bandeja de arena después de hacer sus necesidades y rascan el piso alrededor del arenero en lugar de escarbar dentro de él. Tu gato te está diciendo que no le gusta su arenita, así que está haciendo los movimientos como si estuviera cubriendo algo, sin tener que tocar la arena. Puede ser porque limpias pocas veces la bandeja y hay heces antiguas.
¿Cuántas bandejas son necesarias? En un hogar de dimensiones normales y con un solo gato basta con una única bandeja, pero si conviven dos o más gatos vas a necesitar también más de un "cuarto de baño" gatuno. Es una buena idea que coloques varias bandejas en lugares diferentes de la casa, sobre todo si se dan peleas y desavenencias entre ellos. En este caso es conveniente colocar una bandeja más que el número de gatos que viven en la casa. Ejemplo, si tienes tres gatos peleones necesitarás cuatro bandejas.

¿ESTARÁ MALlTO?
Entre las dolencias que afectan comúnmente a los gatos se encuentra, por su alta incidencia, una enfermedad de las vías urinarias inferiores, el síndrome urológico felino (FUS) Si tu gato tiene micciones frecuentes y de poco volumen, dificultad para orinar o micciones en lugares inusuales puede estar enfermo. Si observas que visita con demasiada frecuencia la bandeja sanitaria o que orina por toda la casa debes lIevarlo lo antes posible al veterinario. Al sentir dolor al orinar el gatito puede rechazar la bandeja, pues asimila su presencia con el dolor. Si el facultativo desecha problemas de salud es que te encuentras frente a un trastorno del comportamiento.

Tipos de arena
En el mercado vas a encontrar diversos tipos de arena sanitaria para gatos, si tu mascota rechaza un tipo  debes cambiar a otro y no insistir. es casi imposible doblegar la voluntad de un gato. Los habituales son:
- Arena normal: Es la sepiolita, una variedad de arcilla que se obtiene directamente de las canteras. Su  capacidad de absorción es muy alta y carece de olor, características que hacen que sea bien aceptada por  la mayoría de los gatos. Es necesario cambiarla con frecuencia y limpiar a diario
- Arena aglomerante: Es la bentonita, una arcilla de grano muy fino que tiene la capacidad de absorber una  gran cantidad de líquido aumentando su volumen. La orina y las heces forman bloques sólidos, por lo que resultan muy agradables para una gran cantidad de gatos. Se debe limpiar a diario, pero elimina mejor los olores.
- Perlas de sílice: Es el gel de sílice, una forma granular y porosa de dióxido de silicio fabricado  sintéticernente. A pesar del nombre, el gel de sílice es un sólido. Es la arena que más tiempo se mantiene  limpia. seca y exenta de olores. Por sus características especiales se requiere emplear una cantidad menor que con las arenas anteriores, obteniendo mejores resultados. También es bastante más cara. A bastantes  gatos les desagrada.
- Arena ecológica: Está formada por fibras naturales de deshechos de madera obtenidos en la limpieza de  los bosques. Es una alternativa respetuosa con la naturaleza. y por supuesto, olvídate de esas cosas  "prehistóricas- como el serrín. que se empleaban antiguamente.
Una solución a cada problema
Problema: La bandeja sucia 
Mantener la bandeja de arena limpia es muy importante. Los gatos son extremadamente sensibles respecto a su higiene, si no se retira la arena sucia hay muchas posibilidades de que busque otro sitio de la casa para hacer sus necesidades.
Solucion: Limpiar la bandeja dos veces al día (maña y tarde) y cambiar la totalidad de la arena dos veces por semana. Si se emplea arena aglutinante -la que forma terrones con la humedad- puede realizarse un solo cambio total por semana. La cantidad de arena será siempre suficiente para que el gato escarbe y entierre sus defecaciones cómodamente. 
Problema: Aborrecimiento de la arena 
Tan sibarita es el gato que tiene sus propios gustos en cuanto al tipo. aroma y calidad de la arena. Cuando al gato le desagrada la arena no entra del todo en la bandeja para evacuar sino que se para con las patas apoyadas al borde de la misma. sin querer entrar del todo, luego no entierra las heces ni escarba en ella y generalmente sacude las patas al salir de la bandeja.
Solución: Por suerte hay gran variedad de arenas en el mercado por lo que resulta sencillo encontrar una que sea de su agrado. Evita las arenas aromatizadas, que en general les desagradan a todos los gatos. Prueba con varias marcas comerciales hasta encontrar la que te de mejores resultados.
Problema: Miedo a la bandeja 
La forma. tamaño o apariencia de la bandeja sanitaria asusta a los gatos de  temperamento retraído. en especial las que son cubiertas. que pueden agradar al propietario pero no al animal. Las bandejas demasiado pequeñas y las que han sido limpiadas con productos químicos muy aromáticos son rechazadas por casi todos los gatos.
Solución: Cambiar a una bandeja sin cubrir. Comprobar que el tamaño de la bandeja es el adecuado para el tamaño del gato. Deben evitarse las bandejas muy profundas. que dificultan el acceso del animal y las muy pequeñas que no le permiten girar cómodamente dentro de ella.
Problema: Aversión aprendida 
Si el gato relaciona una experiencia que le fue desagradable con el uso de la bandeja sanitaria cogerá aversión a su empleo. Esta experiencia negativa puede ser de variado tipo, las dos más comunes son una regañina por echar tierra fuera al escarbar o molestias de otra mascota como un perro olisqueando lo que  hace
Solución: Cambiar el tipo de bandeja y situarla en una habitación diferente, de modo que se rompa la relación entre su uso y el experiencia negativa.
Problema: Antipatía al lugar
Es más frecuente de lo que habitualmente se cree. La bandeja situada en una habitación fría. húmeda o con mucha actividad y ruido. por ejemplo en una zona de paso de la casa es rechazada por el gato.
Solución: Cambiar de sitio la caja. preferentemente a una habitación donde se sepa que el gato se encuentra cómodo.
(Fuente: Perros y compañia)

No hay comentarios: