lunes, 18 de julio de 2011

Un enemigo peligroso

Hay un refrán que dice, un perro sin pulgas es como un jardín sin flores, aunque es un refrán no está tan lejos de la realidad, ya que los meses de mayor calor unido a la humedad de las lluvias condicionarán la aparición de estos parásitos, en nuestro entorno y por consiguiente en nuestras mascotas.


Empezaremos hablando de las pulgas, estos parásitos miden entre 1.5 y 4 mm de longitud, son de color marrón negruzco de forma estrecha y aplanada, la característica más notable de éstas es sin lugar a duda su capacidad para saltar ya que con sus patas largas y robustas y su peso reducido son capaces de saltar hasta 70 cm. Las pulgas de los gatos son más pequeñas que las de los perros, ambas pueden llegar a ser molestas e irritantes para sus hospedadores, pudiendo provocar dermatitis alérgica y transmitir infecciones parasitarias como las tenias entre otras. Aproximadamente entre el 1 y 10% de las pulgas viven sobre el animal y el resto vive en el entorno en forma de huevos, larvas y pulgas jóvenes. Una hembra adulta después de estar una hora en un nuevo hospedador ya ha ingerido tanta cantidad de sangre que su peso se ha incrementado en un 40%, la mayor parte de esta sangre la evacuará sin digerir, que dicho sea de paso servirá como alimento a las larvas y pulgas jóvenes. Estos son los pequeños puntos negros que vosotros veis sobre vuestras mascotas o en su cama. En un intento por defenderse de las pulgas los perros se rascan y mordisquean furiosamente todo el cuerpo, especialmente los costados, base de la cola y alrededor del ano. La irritación producida por la  picadura de las pulgas se debe a su saliva, ésta produce un intenso picor en perros con predisposición alérgica.

Garrapatas
Ahora hablaremos de las garrapatas, deciros que ya se conocen desde la antigüedad, de hecho hay escritos del siglo primero A.C. que hacen referencia a ellas. Las garrapatas pueden transmitir infecciones bacterianas, víricas y parasitarias dependiendo del entorno donde se encuentren y de los animales que parasiten. Por lo general los lugares preferidos donde se adhieren las garrapatas en los perros y ocasionalmente en los gatos es donde la piel es más fina, principalmente en la cabeza, hocico, orejas, axilas, ingles y entre los dedos.

Prevención
Después de identificar estos parásitos y hacer una breve descripción de ellos pasaremos a la práctica, el mejor tratamiento es la prevención, ya que no solo protegeremos y evitaremos la proliferación de dichos parásitos en nuestras mascotas, sino también en nuestro hogar, maquetas, entorno, y familia. A la hora de elegir el antiparasitario adecuado os recomiendo que os asesoréis con un profesional, preferiblemente un veterinario, ya que en el mercado existe gran cantidad de productos, collares, pipetas y champús, unos buenos y otros malos. Tenemos que tener en cuenta que dentro del abanico de productos que hay en el mercado para eliminar y prevenir las pulgas y garrapatas unos tienen efecto momentáneo y otros residual. Me explico, por ejemplo con un champú eliminareis los parásitos al momento de aplicarlo pero no tendrá efecto residual en el tiempo por lo cual al cabo de unas horas nuestra mascota volverá a contagiarse si en el entorno o donde frecuentamos hay parásitos. Los productos que tienen efecto residual son las pipetas o collares, que protegen a nuestras mascotas durante 1,2 o 4 meses dependiendo eso de la calidad del producto. El producto que se adecue a nuestras necesidades dependerá de el, o los parásitos que tenga o queramos  prevenir en nuestras mascotas así como el sitio donde vivamos bien sea la ciudad el campo, nuestro entorno, grado de infestación, número de mascotas, etc. Por último, a modo de consejo, si vuestro perro o gato tiene una garrapata quitársela es tan fácil como desenroscarla en sentido inverso a las agujas del reloj con una pinza.
(Fuente: pelo pico pata)

No hay comentarios: