sábado, 23 de julio de 2011

Empleo 2.0

Las epocas de crisis suponen también la aparición de puestos de trabajo antes inexistentes. Algunos con nombres sorprendentes como life coach, o consejero de vida: alguien que ayuda a otros a orientar su vida, especialmente en el área financiera. Pero hay otras profesiones en auge como gestores de cobros o expertos en posicionamiento web.
A río revuelto, ganancia de pescadores. Los expertos en el mercado laboral no se cansan de decirlo en estos tiempos, subrayando que los chinos, lejos del tópico, aciertan al contar en su lengua con los términos 'crisis' y 'oportunidad' como sinónimos. Analistas, consultores y especialistas en recursos humanos no dudan por ello en señalar esta época de vacas flacas como el momento ideal no solo para poner en marcha estrategias que nos ayuden a evitar que la marea de despidos nos arrastre, sino aún más, que nos permitan crecer, dar un salto cualitativo en nuestra carrera y relanzarnos. ¿Ciencia ficción? «En una organización de 100 personas, 80 no proponen ni  aportan nada. Se limitan a cumplir lo que han firmado en el contrato. Otras 10 van a destruir y solo 10 a construir, dando un plus a su trabajo con su actitud y sus propuestas. Hoy más que nunca tenemos que conseguir ser parte de estas 10 últimas personas», dice Jesús Vega de la Falla, autor del libro  la
empresa sensual. Y sabe de qué habla:  ha sido director de recursos humanos del grupo Inditex y ha trabajado  también en el Banco Santander y en Hewlett- Packard. Hoy imparte conferencias y es asesor de empresas. Por ello, le hemos preguntado cuáles diría que son los atributos que debe tener un trabajador en una época convulsa e inestable como la actual.
«En primer lugar -explica-, debe tener una clara vocación de seducir, de agradar. Además, ha de prestar cierta atención al aspecto: la. época .de la imagen gris y oscura se acabó.» Factores como la jovialidad o la humildad, combinadas convenientemente con la seguridad en uno mismo, le parecen vitales.
Ahora bien, cómo encontrar esa autoconfianza en un entorno hostil en el que las malas noticias económicas están a la orden del día y en el que las pausas del café alimentan a diario los peores presagios de perder el empleo.
Desde un punto de vista biológico, el miedo no es algo negativo; es una herramienta muy útil de adaptación al medio. Un mecanismo de defensa que se activa ante la presencia del peligro, permitiéndonos una reacción rápida y eficaz. Sin embargo, eso parece que en los tiempos actuales no lo tenemos muy claro. Hace algo más de dos años, investigadores de la Universidad de Oregón hicieron una encuesta para evaluar la reacción ciudadana ante la crisis (fue a finales de 2008 y el Dow Iones alcanzaba sus niveles más bajos en décadas). Resultado: el 81 por ciento de los encuestados aseguraba que la situación económica amenazaba más seriamente su calidad de vida que el terrorismo. La mitad de los encuestados respondió, además, que no podía hacer nada para reducir el impacto de la recesión sobre su destino. Una afirmación que rebate Pilar jericó, autora del libro No Miedo. En la empresa y en la vida. En él distingue entre un miedo equilibrante -que nos protege del peligro- y otro tóxico: «El que nos paraliza y nos impide poner en juego todo nuestro potencial». Este es justamente, dice, el que puede llevamos a escoger estrategias laborales equivocadas pensando que con ellas nos protegemos. Por ejemplo, ocultar información a nuestros compañeros creyendo así que nos hacemos más imprescindibles para la empresa o, peor aún, tratar de pasar inadvertidas ante el miedo al fracaso.
De este miedo habla también José María Gasalla, profesor de Esade y coautor de Quien lidera confía (escrito  con la autora brasileña Leila Navarro y publicado por Empresa Activa). «Es que no solo el despedido es el afectado del actual clima de ERE y despidos -asegura-, sino también el que conserva su trabajo, que sufre el síndrome de 'quién será el siguiente'.» Ante este clima, Gasalla propone una serie de estrategias. «En primer lugar, aprovechar al máximo toda la formación que dé la empresa. Primero, porque eso nos capacita: cuando uno entró a trabajar quizá tenía una formación apropiada, pero puede que los más jóvenes estén mejor preparados. En segundo lugar, porque es buen síntoma que nos formen. Quiere decir que apuestan por uno, aunque debe quedar claro que también uno apuesta por la ernpresa.» Gasalla recomienda acceder a esos cursos incluso en fin de semana, con lo que demostrará una buena actitud. Esto tiene que ver con un segundo aspecto que el experto destaca: la disponibilidad. «Conviene tener una actitud positiva ante cualquier rotación en la empresa. Y no está mal adelantarse uno mismo a la situación yendo a hablar, por propia iniciativa, con nuestro jefe para que sepa que uno está dispuesto a colaborar. Se trata de dar un paso más allá de hacer meramente bien el trabajo y, además, demostrar que hay por nuestra parte un auténtico compromiso.»
«Y un aspecto más -dice Gasalla-: hay que moverse. Nos da pánico movemos, pero hay que abandonar nuestra zona de confort y adoptar, dentro de la propia empresa, una actitud de emprendedor. Proponer, hablar, buscar la confianza con el superior. A veces vemos a la jerarquía como el enemigo que nos está aplastando, pero en momentos como este hay que verlos como personas, como posibles aliados, no solo  como el jefe que nos explota.»
En esta misma dirección, Luis Puchol, coordinador de la consultora Puchol y Asociados y autor, entre otros, de El libro para conseguir un trabajo mejor, destaca la importancia de estar atento ante lo que él denomina 'señales de peligro'.
«Algunas -explica- tienen que ver con la marcha de la empresa: si no hay beneficios o no se invierte en mejoras. Y otras tienen que ver con el propio trabajador: por ejemplo, que su trayectoria estuviese muy  ligada a un directivo que ya no está; o si el jefe se empieza a fijar en uno, a preguntarle cosas como dónde le gustaría estar dentro de cinco años ...» Son cambios sutiles, dice Puchol, ante los que cabe «ver, oír y callar de alguna manera», para ponerse manos a la obra de inmediato. Comenzar a mover hilos fuera de la empresa es una opción, pero también reaccionar para conservar el puesto y expresarlo más allá de lo evidente, que sería desempeñar el trabajo lo mejor posible. «No, más aún -recomienda este consultor-o Coge el toro por los cuernos: habla con tu jefe y pregúntale abiertamente: '¿Estás descontento con mi trabajo?'. Es algo tan poco habitual que ya supone un paso adelante.»
Si la situación está complicada en la empresa, cabe incluso negociar y hasta aceptar una reducción de sueldo. «Si un producto no se vende, bajas el precio. A lo mejor puedes hacer lo mismo tú con tu trabajo», resume Puchol. Y destaca una cosa más: «Evita las habladurías, los corrillos donde surgen las críticas contra la empresa. No se trata de crear polémica y alimentar el descontento, sino de buscar soluciones conjuntas para el bien de la empresa y el nuestro. El trabajo en equipo, con una buena actitud hacia los compañeros y hacia los superiores, nos ayudará a conservar nuestro puesto o incluso a ascender dentro de la compañía. Hoy no  basta con hacer bien el trabajo. La clave es destacar, convertirse en pieza clave del engranaje» .
Trabajo 2.0: actualice su lenguaje. Internet ha inyectado al mercado laboral muchos términos nuevos ... ¡y en inglés! No se asuste. Solo renombran conceptos antiguos. 
2.0. El ténnino 'web 2.0' (2004-actualidad) alude a las aplicaciones web que facilitan el compartir  información,  la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario y la colaboración en la World Wide Web (www). Ejemplos de la web 2.0: las comunidades web, los servicios web, las aplicaciones web, los servicios de red social, los servicios de alojamiento de vídeos, las wikis, los blogs... 
'NETWORKING'. Traducido, significa 'hacer contactos'. Hay quienes se dedican solo a ello: conocen a todo el mundo y piden favores, organizan comidas, reuniones ... usted mismo puede hacer networlcing ampliando su propia red de contactos a través de redes sociales profesionales como Unkedin y otras [más datos en la siguiente página). 
• 'ELEVATORPITCH'. Significa 'charla de ascensor'. Se trata de saber comunicar -y venderse- en pocas palabras: en solo 10 segundos, o en 140 caracteres. Para ello, hay que estar preparado para saber explicar,  en poco tiempo, un posible negocio o proyecto. Lo importante es despertar las emociones del interlocutor.
FLEXISEGURIDADE.  El entorno laboral está cambiando y, mientras algunas profesiones pasan apuros -como las ligadas a la desinflada burbuja inmobiliaria-, otras no acaban de despegar. ¿Cómo afrontarlo? Los expertos hablan de un entorno laboral más flexible donde la formación académica no es ya lo único  relacionado a un puesto de trabajo. El título sigue siendo importante, sí, pero ya no lo es todo. otros  atributos, como la motivación, la competencia o la transversalidad, marcarán la diferencia entre los trabajadores. La 'flexiguridad' es así un concepto que defiende, entre otros, la propia Comisión Europea. Con  él se pretende casar la flexibilidad que exige el nuevo panorama laboral con la seguridad que desea todo trabajador.
'SOCIALMEDIA MARKETING'.Se llama así a quien trata de vender un producto en la Red. No es más que eso: un vendedor puerta a puerta por Internet. 
• 'WIKI'. Herramienta para compartir datos en la web. En hawaiano wikiwiki significa: 'rápido, Infonnal'. Una wiki es un espacio web corporativo, organizado mediante una estructura hipertextual de páginas (referencia das en un menú lateral), donde varias personas elaboran contenidos sin coincidir en el tiempo.

Según un estudio de catenon, el 20 por ciento de los nuevos puestos de trabajo en Europa ya se consigue por medio de las redes profesionales -Xing, Viadeo, Linkedin-, y en más del 80 por ciento de los procesos selectivos los departamentos de recursos humanos acuden a las redes sociales para saber más del candidato.
Cuide por eso su imagen y conviértase en un usuario activo, manteniendo su currículum activado. Entre a su vez en contacto directo con profesionales y empresas del sector: añádalos a su red de contactos y súmese a grupos vinculados al trabajo que busca. Créese también un videocurrículum. Sea breve: que dure entre dos y cuatro minutos. Solo dé sus datos personales (empiece por aquí) y cuente por qué busca trabajo, algunos de sus éxitos profesionales ... Todo, en un tono formal, sin excesos de originalidad. Incluya el enlace en su  currículum y acompañe la versión en vídeo con el CV tradicional. Puede 'subirlo' a YouTube o a páginas  especializadas como videocurriculum.es

Para saber mas: • http://bloguiadeempleo.com/ un documento de descarga gratuita que consta de 20 artículos elaborados por otros tantos profesionales del sector 
(Fuente: El semanal)


Aprovechando que esta semana estuve haciendo networking en Bilbao me acordé de este articulo que tenía guardado, la verdad es que mi linkedin debería ordenarlo y actualizarlo ya que linkedin no es lo mismo que facebook, ni debe serlo y al final tienes contactos similares

No hay comentarios: