viernes, 15 de julio de 2011

El gato que conocía la muerte

Tiene cinco años y sobrepeso, se llama Oscar y es un gato blanco y gris que vive en el geriátrico Steere House, en Rhode Island, Estados Unidos. Cuando era cachorro fue adoptado de un refugio para ser entrenado como gato para terapias, pero se ha hecho famoso por otra cualidad más inquietante.
Sus primeros meses de vida fueron los normales de cualquier gatito, comer yjugar todo el día, sin embargo cuando cumplió seis meses de edad Oscar comenzó a hacer sus rondas, visitando a los pacientes de un modo similar al que lo hacen médicos y enfermeras. Aquellas visitas inicialmente pasaron desapercibidas, pero al poco familiares de los internos y el personal notaron que las apariciones de Oscar coincidían con la muerte de pacientes. Esas muertes no eran alarmantes, ya que en esa planta se encuentra el ala de internos demenciados en fase terminal, lo inquietante es que se producían unas dos horas después de que el gato se subiese a la cama del enfermo. Al principio se atribuyó a una casualidad, pero la reiteración de casos terminó por convencer al personal sanitario de que Oscar tenía la capacidad de predecir la muerte.
Su actuación es más o menos así, entra en una habitación, observa y se marcha indolente o salta sobre la cama, olisquea el aire, se detiene a considerar la situación y entonces gira sobre sí mismo dos veces antes de enroscarse junto al enfermo. Si una enfermera observa la situación, preocupada avisa al médico de guardia y se pone en contacto con los familiares. Generalmente el enfermo muere a las pocas horas. Son varios los médicos que han comprobado que Oscar predice la muerte de un paciente mejor que cualquier integrante del personal sanitario. Su mera presencia aliado de la cama es vista por los médicos del geriátrico como un indicador casi absoluto de muerte inminente, lo que permite avisar adecuadamente a los familiares.

Oscar se hace famoso
Oscar se hizo famoso cuando la revista médica ''The New England Journal of Medicine" contó el caso de este animal, que desde que llegó a Steere House ha predicho la muerte de más de cincuenta internos. "Mi impresión es que los animales son capaces de sentir cosas que nosotros, como humanos, no podemos percibir. Mi idea es que Oscar es capaz de oler algo que nosotros no, quizás una feromona El gato siempre se las arregla para entrar en la habitación y siempre lo hace en las últimas dos horas de vida del paciente", detalla el doctor David Dosa, autor el artículo, geriatra del centro y profesor de Medicina en la Brown University. Recientemente ha publicado un libro "De guardia con Oscar" con el que espera eliminar el aspecto terrorífico de la historia, la sensación de que si Oscar está en tu cama estás muerto, y que sirva de ayuda a los familiares de quienes tienen un ser querido padeciendo una enfermedad terminal. Además, con la ayuda de Oscar, quiere desterrar el mito de que las residencias de la tercera edad son sitios donde la gente va a morir.

Gatos terapéutas
Lo que es innegable es que en el geriátrico Steere House creen en los beneficios terapéuticos de la compañía animal. A lo largo de los años ha sido el hogar de una gran variedad de animales, incluyendo gatos, loros, conejos y perros, que ayudan a que la presencia de animales aporten bienestar emocional a los residentes. Posiblemente en los próximos meses podamos ver a Oscar en la gran pantalla, pues los productores del film "Hachiko", el perro Akita que esperó durante 11 años a su amo muerto en la estación de trenes de Shibuya,  han comprado los derechos de la historia y están preparando un guión. ¿Yqué piensa Oscar de todo esto? Su tarea, como animal de terapia, es estar aliado del que lo necesita. Muchos enfermos no mostraban ningún signo clínico antes de morir y Oscar estaba allí para acompañarles a ellos y a sus familias, ofreciéndoles consuelo. Al principio algunos pensaban que era horrible que apareciera el gato, pero al fin y al cabo los familiares sabían que el momento llegaría tarde o temprano y agradecían a Oscar que les avisase, pudiendo estar con su ser querido durante esas últimas horas. Aunque quizás la historia impresione, es una hermosa historia.

6 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hola! A pesar de mis desapariciones no me olvido de ti, paso por aquí a saludarte y a comentar esta entrada; no me cabe duda de que para ciertas terapias habrá que entrenar a los gatos, pero tampoco de que cualquier gato sirve de terapia para todas las personas que sepan apreciar la grandísima suerte que tenemos los que convivimos con mininos. Y si alguien lo ha pasado mal por el motivo que sea, lo sabe mejor aún.

Saludos para ti y muchos mimitos para la familia...

elfo-oscuro dijo...

Graciqs fauve, au que casi nl entro al foro sigo tu blog via google reader. Muchas gracias por los comentarios. Espero que estes mejor de salud

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Gracias, Elfo! Aún me queda por curar pero ya muy bien, comparando todo lo que pasó... espero que tú estés genial y sin parar como de costumbre.
Qué le ha pasado a tu teclado, seguro que tienes a uno de tus gatos encima y por no apartar el brazo para no molestarle... :)

elfo-oscuro dijo...

La gata la tengo encima pero de mi, no del teclado, estoy escribiendo con el ipad desde la cama mientras escucho la radio, pero me dumo en breve, aguanto gracias a las siestas de gato

elfo-oscuro dijo...

Fauve si estas en facebook añademe, y entra en los grupos lindos mininos y misgatunos, a ese ya te invito yo

Fauve, la petite sauvage dijo...

Sí que estoy pero lo mismo no entro... como no salgo, jaajajj. Soy "fauve la petite sauvage" y no se me da muy bien... ponme, ponme.