miércoles, 25 de mayo de 2011

Los sentimientos de la mascota

Tener una mascota requiere aceptar la responsabilidad de mantener la salud y bienestar de otro ser vivo, ya que si no se cuida en forma adecuada sufre, puede enfermar e incluso morir y además puede constituir un peligro sanitario para tu familia. Ese animal será parte de tu vida durante muchos años, habrás de invertir  tiempo en él y procurar que los años que paséis juntos sean muy felices.
Cuando llevas a casa un animal te comprometes a cuidarlo toda su vida. Elije con sensatez y no por capricho,  mantén tu promesa y disfruta de una de las experiencias más gratificantes, cuidar a otro ser vivo. Lo primero  que debes ofrecer al animal que has adoptado como mascota es respeto, consideración, el reconocimiento de que tiene un valor por sí mismo. Cualquiera que haya tratado con los animales se da cuenta de que sienten  celos, ternura o agresividad, curiosidad o aburrimiento, miedo o frustración, placer o dolor, tristeza o alegría en la misma medida que los sentimos las personas. Todas estas emociones son características de los seres que tienen alma o ánima, es decir, los animales.



Ellos son como nosotros 

Ya en la antigüedad Aristóteles dedicó muchas páginas a defender su idea de que los animales sentían emociones y su diferencia con los humanos solo era de grado, pero con el cristianismo se impuso el mito del antropocentrismo, el hombre era el centro del universo y los demás animales meros objetos sin otro derecho que el de servirnos para trabajar o como alimento. Hizo falta que naciera Darwin para que los animales recuperasen el lugar que les correspondía. Escribió el sabio inglés: "no hay diferencia fundamental entre el hombre y los mamíferos superiores en cuanto a sus facultades mentales". Cuando Darwin publicó su libro "La
expresión de las emociones en hombres y animales" nos dimos cuenta que lo que nos había pasado es que no sabíamos entender el modo en que los otros animales comunican sus emociones. Gracias a Darwin empezamos a conocer las expresiones con que los animales nos comunican sus estados emocionales. Sabíamos que una persona que llora está triste y una que ríe alegre, pero ignorábamos todo el repertorio de movimientos de ojos, posición de orejas, apertura de boca, erizamiento de pelos, meneo del rabo, sonidos (gemidos, gruñidos) con que un perro, por ejemplo, nos está diciendo cómo se siente. Así surgió la etología,  una ciencia que estudia el comportamiento de los animales, su creador fue otro importante científico que con el tiempo ganaría el premio Nobel, Konrad Lonrez. El objetivo de los etólogos es el estudio de la conducta, del instinto y el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata y aprendida de las diferentes especies animales. Cuantas más especies estudiaban los etólogos descubrían que el mundo emocional y cognitivo de los animales no humanos era tan rico como el nuestro propio. Un ejemplo son los trabajos de la doctora Joyce Poole, una eminencia a nivel mundial en elefantes, que ha aprendido a reconocer los  sentimientos de estos paquidermos. "Los elefantes me parecen unos animales muy emotivos. Pueden ser muy silenciosos: llegan a acercársete sigilosamente, sin que les oigas. iY llegan a ser ruidosísimos! Eso suele pasar cuando se emocionan por hechos sociales, por acontecimientos en el grupo familiar. Por ejemplo, al saludarse cuando no se han visto en cierto tiempo. Tienen una extraordinaria ceremonia de saludo, que llega a durar hasta cinco minutos. Chillan, trompetean, retumban y giran como peonzas ...Así que a mí me causan la impresión de sentir algo como lo que nosotros llamaríamos alegría.También he visto elefantes que han perdido  a familiares, o a una cría, y entonces es todo lo contrario. O cuando se encuentran un elefante muerto.  Entonces hay silencio, la cabeza está gacha, la trompa colgando hacia el suelo ..."


Un caudal de emociones
Comprendemos a los animales gracias a que sienten emociones, gozan y sufren, lo que no ocurre con una piedra o una máquina. Los animales despiertan nuestra empatía. Sentir empatía es tener la capacidad de compartir los sentimientos de otro, de entender realmente sus penas, sus temores o sus alegrías, lo que coloquialmente llamamos ponerse en los zapatos o en la piel de alguien. Por eso frente al sufrimiento animal podemos compadecemos (padecer con). Es ante la muerte de otro que sentimos próximo a nosotros cuando más afloran nuestras emociones y a los animales les pasa igual. No hay duda de que muchos animales tienen una clara comprensión de lo que la muerte significa. Esto se ha podido comprobar en paquidermos, grandes simios, delfines y animales domésticos como perros y gatos. Cuando muere un miembro de la manada, los elefantes velan el cuerpo sin vida. Los cetáceos (ballenas y delfines) desplazan el cadáver de un compañero muerto y lo empujan para intentar mantenerlo a flote. En el zoo de Münster (Alemania) la gorila Gana, pasó varios días sin desprenderse del cuerpo sin vida de su bebé, tratando con desesperación de reanimar a su cría. Algunos perros se han negado a comer tras el fallecimiento de su propietario llegando a morir de hambre y la primera causa de muerte de los gatos abandonados es la depresión, se dejan morir. Pero una de las historias más conmovedoras es la de Koko. Esta hembra de gorila había aprendido el lenguaje de signos que emplean los sordomudos para comunicarse con su maestra Francine Patterson. Koko, se expresa y piensa, miente, dice tacos y hasta compone versitos rimados. A través de esta lengua Koko dijo que quería un gatito  de regalo para su cumpleaños. Como en el centro donde vive habían adoptado una camada de 3 gatitos  abandonados se le concedió uno de ellos. Gatos y gorilas se llevan muy bien, pues estos grandes simios son muy afectuosos y cuidadosos en el trato, lo que da confianza al felino. La gorila Koko mecía en su regazo al gatito y estaba siempre de buen humor, ella misma le puso de nombre AII Ball. Una noche el gatito se escapó del refugio de los gorilas y un coche lo atropelló. Cuando Koko vio el cuerpo de su gatito muerto hizo como que no le importaba, pero se retiró a un rincón y comenzó a llorar desconsoladamente. Al preguntarle Francine qué le pasaba ella respondió: "gato dormido" y "Koko triste"Tras la pérdida Koko estuvo llorando  más de una semana cada vez que veía algo relacionado con el gato.

¿Qué es una mascota?
Las mascotas son animales que viven en el entorno del hombre, tienen identidad propia y personalidad que incluso varía de acuerdo a la especie, raza, edad y ambiente donde se desenvuelven. Las mascotas acompañan al hombre desde hace miles de años. Los animales exóticos no son mascotas. Estos animales ponen en peligro tu salud y la de tu familia. Lo primero que se consigue con la adquisición de un animal exótico es someterlo a un cambio de hábitat y en segundo lugar, someter a riesgos innecesarios a la familia. La palabra mascota procede del francés "mascotte" y ésta a su vez del occitano "mascoto", que inicialmente designaba a cualquier talismán o amuleto al que se le atribuía la propiedad de dar buena suerte o de ejercer influencia benéfica sobre su poseedor, también servía para nombrar a una bruja. Su uso se popularizó a finales del siglo XIX debido al éxito alcanzado por la opereta cómica "La Mascotte" de Edmond Audran. Se empezó a llamar así a los animales de compañía, debido al hecho de que en cierta época se les atribuyó el poder de ejercer un influjo positivo sobre sus amos, creencia que hoy se ve confirmada por la medicina y por la psicología.

Efectos beneficiosos
Las mascotas nos hacen mejores, más sanos y más nobles. Eduardo Punset, un popular divulgador científico con un programa en la TV ha afirmado: "la inteligencia emocional que poseo me la enseñaron los animales en mi infancia". Y es que los animales nos reportan beneficios en tres áreas, la salud, lo social y lo intelectual. Beneficio para la salud: Todas las mascotas contribuyen al mantenimiento de tu salud. El afecto, el cuidado y el interés por otro ser vivo promueven un estado anímico  positivo que te ayuda a recuperarte más rápidamente de cualquier enfermedad. Se ha demostrado que acariciar a una mascota que amamos disminuye la tensión arterial y actúa como un relajante sobre el organismo. Beneficio social: Una vez que tu mascota se convierte en tu amigo, se genera una estrecha relación afectiva que ayuda a desarrollar y mejorar las  relaciones sociales, estimulando cambios en el modo en que te relacionas con los otros. Los cuidados y atenciones que prestas a tu mascota reducen tu tiempo libre, pero hacen que te sientas más útil. Beneficio intelectual: Frente a tu mascota te haces preguntas: ¿De dónde procede? ¿Cómo se comporta?, preguntas que al buscar una respuestate aportan aprendizaje. Disfrutasde los aspectos sensoriales del animalito que  tienes en casa, acariciando su pelo, admirando sus gestos, y todo ello enriquece tu sensibilidad intelectual.  Cuando te preocupas del bienestar de tu amigo te haces más maduro.

Cuidado si decides críar
Muchas familias adquieren una mascota con la idea de que los niños aprendan el mecanismo de la vida, esto es un error. Una gran parte de los perros y gatos abandonados proceden de familias que sintieron la curiosidad de probar aquello de tener cachorritos en casa. Si decides tener una mascota debes vigilar su reproducción y evitar que las hembras queden continuamente preñadas. Una historia real ocurrida en Estados Unidos te dará cabal cuenta del peligro al que te expones si no controlas la reproducción de tus mascotas. Un refugio de animales de California, el North Star Rescue, especializado en roedores, está buscando hogares adoptivos para 1.000 ratas que fueron rescatadas de un domicilio particular. Una niña llevó a casa una pareja de ratitas, con el tiempo los hijos de aquella pareja se habían reproducido tanto que estaban por todas las habitaciones de la casa. Ante las protestas de los vecinos acudieron los voluntarios de la sociedad protectora. "Había jaulas en la casa, pero las puertas estaban abiertas. Cuando entrabas, te encontrabas en medio de una
multitud de ratas. Estaban por todas partes a tu alrededor", dijo uno de los voluntarios. Ahora North Star  Rescue necesita donaciones de cereales para el alimento de ratas, pastas secas, frutas secas, nueces, centeno y otros alimentos para roedores. También ha pedido que la gente done juguetes para estas ratas
(Fuente: Revista Pelo Pico Pata)

No hay comentarios: