jueves, 26 de mayo de 2011

Gato por Liebre? En China si

El gato rojo con ojos verde esmeralda se encontraba al fondo de una pila de jaulas llenas de conejos y palomas, al otro lado había un cubo con tortugas y escorpiones. La tienda era pequeña y oscura, con tantos animales vivos como un zoológico para niños


Si es macho o hembra, viejo o joven, no parecía importarle a nadie. Todo lo que cuenta es su peso: 3 kilos. Después de varios cálculos, el tendero ofrece su venta al peso."Se lo limpiamos aquí mismo", dice, señalando una habitación trasera.
La escena es rutinaria en las carnicerías de muchas ciudades cantonesas, al sur de China.Aunque la gastronomía cantonesa es popular en el mundo por la sopa wan ton, en China son conocidos por su afición a poner gato en el menú. Pero ahora sus compatriotas quieren cambiar las cosas. Comer gatos es simplemente inaceptable, opinan cada vez más chinos.
Las protestas

"Los gatos son tus amigos, no son 
comida", se lee en las pancartas que llevan los manifestantes que en la estación ferroviaria de Cantón tratan de interceptar un transporte de gatos. "i Es una vergüenza para Cantón!", gritaban en otra manifestación, frente a la sede del gobierno en Pekín. Es raro ver a gatos en las calles de Cantón. Actualmente los gatos que se sirven en sus restaurantes son traídos desde el norte de China. La Asociación para la Protección de los Animales denuncia que las carnicerías de Cantón adquieren a unos diez mil gatos diarios en diferentes partes del país.

"Como se han comido todos sus gatos, ahora quieren llevarse los nuestros. La gente ya no deja salir a la calle a sus mascotas", dice Liu Zhin, un médico que lidera las protestas en Pekín. Los ladrones de gatos utilizan grandes redes para capturarlos. La policía se muestra reticente a acusar de robo a los ladrones de gatos porque, dice, muchos de los gatos capturados viven en la calle y no son propiedad de nadie. En ausencia de una acción policial, los amantes de los gatos han comenzado a tomarse la justicia por su propia mano.  Cuando un grupo de activistas recibe la noticia de que un camión cargado de gatos circula en dirección a Cantón, le siguen y prepara una emboscada. Cuando el conductor se detiene para descansar rodean el camión y mientras unos activistas discuten con él, otros abren la puerta trasera del camión y liberan a los animales.

Protección animal 
Las primeras campañas de rescate fueron organizadas por una mujer que trabajó para Mao Tse-tung, leyendo para el presidente chino en su ancianidad. Fundó la Asociación para la Protección de los Animales, que dirigió desde un piso en Pekín, compartiendo su vida con quince gatos, una paloma y un mono. "Este es un crimen que humilla a todos los chinos", es el lema de los activistas. Para muchos chinos, comer gato se ha convertido en algo socialmente inaceptable. La disputa sobre el consumo de gatos abarca toda la sociedad china. Entre la clase media cada vez más occidentalizada, existe una creciente cultura de amistad hacia los gatos, los buscan como mascotas, no para comérselos. Las restricciones sobre el tamaño y número de perros que uno puede tener en un piso hacen que los gatos sean cada vez más populares en las ciudades. En Pekín hay ya varias tiendas de mascotas especializadas en la venta de gatos de razas nuevas en China, animales que holgazanean en las vitrinas esperando que los nuevos ricos del mayor país comunista del mundo los compre como mascota
(Fuente: revista Pelo Pico Pata)

1 comentario:

M.S. dijo...

Pobres gatetes... suerte q tienen ayuda!