miércoles, 30 de marzo de 2011

La lengua de los gatos

En esta entrada afrontamos el tema de la lengua de los gatos, cuya aspereza todos conocemos. Es inevitable preguntarse el porqué de esa extraña y unica lengua, por lo que daremos respuesta a este interrogante universal que normalmente queda sin respuesta.

En primer lugar hay que saber que la lengua, en los gatos, sirve para varias funciones, por lo que la naturaleza
condensó, en millones de años de evolución, los utensilios para el desempeño de dichas funciones en un solo  órgano, precisamente el músculo de la lengua

Con características propias

La asperidad característica se debe a que está recubierta por una variedad de papilas según la función que  son llamadas a desempeñar. Las papilas filiformes, en forma de gancho, se encuentran en la parte central de la lengua y son las responsables de la característica sensación que proporciona al tacto la lengua del gato. En la punta y en los lados hay papilas en forma de hongo, para el gusto. En la parte posterior hay papilas en forma de copa, también para el gusto. Cuatro grupos de papilas en tres diferentes formas. Las papilas filiformes, las centrales, son duras gracias a la sustancia de la que están compuestas, la queratina, la misma que forma las uñas de las personas. Las papilas están dispuestas de manera que recubren toda la lengua: una serie en la punta, dos series en los lados y una serie en la parte posterior final. Por supuesto la forma de las  papilas no es visible a ojo, pero todos conocemos su evidente efecto cuando el gato nos lame. Esta sensación de agarreraspado es lo que la lengua se propone cumplir. Para comprender mejor lo que hasta ahora hemos visto, vamos a analizar las diferentes funciones que tiene la lengua del gato

Amantes de la limpieza

Como sabemos los gatos son amantes de su propia limpieza, a la que dedican buena parte de su tiempo. A  esta tarea se dedican las papilas filiformes, que están orientadas hacia atrás. Con esta actividad, los gatos remueven pelos muertos e impureza de sus mantos. Obviamente, una ayuda por parte nuestra les aliviará la tarea, pero sobre todo hará que los pelos y suciedad que tragan no formen bolas de pelo en el tracto  digestivo que deberán luego expulsar vomitándolas y prevendrá asimismo eventuales problemas en el tracto intestinal. Esta ayuda será especialmente apreciada por los gatos de pelo largo, como ya vimos en los  artículos dedicados a estas razas. Recordemos que los gatos de pelo corto deberían ser ayudados una vez por semana, mientras que los de pelo largo deberían recibir nuestra atención a diario.

Agarre y raspado

La lengua ayuda también en mantener la comida firmemente aposentada en la boca. Esto puede servir al gato  en su actividad de caza, en cuanto atrape y retenga en la boca a una presa, o cuando debe mantener el bocado en sitio mientras desempeña  otra actividad, como huir, correr, etcétera. En cuanto al raspado, no se  olvide que los gatos son carnívoros domesticados que proceden del estado salvaje. En estado libre su lengua les ayuda a raspar la carne de los huesos de sus presas. En situación doméstica, el gato puede atrapar la comida de una superficie solamente con la ayuda de su lengua.

Un sentido del gusto muy refinado

No todos sabrán que en los gatos el sentido del gusto es más refinado que en los perros. Por ello parecen tan  escrúpulos a la hora de comer. Primero la olfatean, la miran, la seleccionan, y luego la prueban. Finalmente la .comen. Esto se debe a que sus papilas gustativas les proporcionan no sólo el gusto, sino también que detectan la textura de la comida, según han averiguado las investigaciones realizadas por Purina Pet Care Center. La capacidad de percibir la textura de un alimento es lo que nos da la sensación de la palatabilidad, esto es, el placer de comer, y explica por qué la comida seca de los gatos - a diferencia de la canina - está  disponible en una gran variedad de formas. Asimismo, su lengua es muy sensible a la temperatura, por lo que prefieren la comida a temperatura del tiempo a la caliente o fría.

Un olfato exquisito

El sentido del olfato es muy desarrollado en los gatos, aunque no llegue al nivel del de los perros. De los estudios parece que su elevada capacidad olfativa a pesar de su corto tabique nasal dependa también de la lengua, precisamente, de las papilas situadas en la parte delantera y lateral. El olor de la comida resulta ser un
factor determinante para que un gato coma a gusto o la rechace. El apetito de los gatos es cosa delicada y,  además de un olor inadecuado, puede ser alterado por varios factores, incluidos los ruidos o la presencia de
gente extraña. De todos modos, cuando notéis que un gato rechaza la comida durante dos o más días, es preciso visitar el veterinario, ya que algo más serio podría estar escondido detrás de la pérdida de apetito.

Beber con la ayuda de la lengua

Por lo que se refiere al beber, la lengua desempeña un papel importante. La lengua es un músculo, por lo tanto su mayor o menor movilidad determinará la calidad del ejercicio de sus funciones. La lengua gatuna es muy móvil y es empleada para beber, al asumir la forma de una pequeña cuchara con la que el animal se lleva
los líquidos a la boca. Esto lo saben todos. Quizás lo que no sea tan conocido es que el gato, con cada acción, retiene agua en la boca, que traga cada tres o cuatro lamidos. Precisamente las papilas le ayudan a llenarse la boca de líquido. El gato necesita de mucha agua fresca a su disposición, aunque la asunción del líquido dependerá de varios factores tales como la dieta - los que se alimentan de comida en lata beben menos - la estación, el ejercicio, etc. En todos casos, si tenéis dudas de que vuestro gato beba poco, algo de agua puede ser añadido a su comida.

Como son los movimientos de la lengua

Dentro de los estudios sobre los complejos movimientos de la lengua gatuna, también se ha averiguado que los movimientos de la lengua del gato durante la alimentación varían notablemente. Las investigaciones indican  que la comida sólida es transportada hacia la faringe mediante un complejo movimiento de la mandíbula y la lengua en relación con el paladar. En la fase de masticación, estos movimientos cambian, y la comida es  retenida en la boca. Aquí también, la lengua asume un rol determinante. Durante la fase del transporte de la comida a tragar, la lengua se contrae y estira rítmicamente, análogamente al movimiento de un gusano. Durante el momento de alargamiento, la lengua, con la comida encima, es llevada a contacto con la rugosidad del paladar; en la fase de acortamiento, ella se despega del paladar. En su fase alargada llega a ser un 60% más larga que durante la fase de contracción. De ello, los investigadores han deducido que estos movimientos son fundamentales para el mecanismo de transporte de la comida y, por lo tanto, en la alimentación y la normal función digestiva en los gatos. En cambio, durante la fase de masticación no se observa un estiramiento-contracción apreciable, mientras sí se produce una acción de rotación de la lengua que hace que la comida reciba masticación uniforme, algo como en el caso de las máquinas cementeras cuando mezclan el material.

No le gustan los dulces
De entre los diferentes sabores, los gatos pueden apreciarlos todos excepto el dulce, que no captan muy bien. Quizás la razón sea que los gatos no se alimentan de cosas dulces, lo que debería recordarnos, como dueños responsables, no proporcionarles esta clase de alimentos para ellos dañinos
(fuente: perros y compañia)

3 comentarios:

bivehera dijo...

I’ve been into blogging for quite some time and this is definitely a great post.Cheers!

online pharmacy

xuruargo dijo...

What a great resource!

online pharmacy

woyujune dijo...

Thanks for your share! very impressive!

cheap nolvadex