lunes, 3 de enero de 2011

La curiosidad del gato

La curiosidad es un comportamiento natural en los gatos y además es necesaria para su bienestar ya que les llevara a explorar sus alrededores e interesarse por los diferentes estímulos que puedan encontrar. Por ello la curiosidad es beneficiosa para el buen desarrollo comportamental de los gatos, pero también debemos tener en cuenta que esta curiosidad también les puede llevar a situaciones peligrosas, las cuales debemos prevenir.
(Linsha mantiene las distancias con la perrita de mi sobrina)

A la mayor parte de los gatos les gusta explorar los alrededores olisqueando, observando e incluso degustando. Esta curiosidad natural no deja de comportar ciertos peligros que en ocasiones pueden acabar con sorpresas y consecuencias dramáticas. Electrocuciones, intoxicaciones e incluso caidas son algunas de estas consecuencias para los gatos exploradores.
Los mininos todavía estan mas predispuestos ya que están todavía menos inhibidos que los adultos.
El gato adquiere su instinto de la curiosidad en el trascurso de su desarrollo comportamental. Desde la tercera semana de vida el minino ha terminado su desarrollo sensorial  y ya es capaz de asegurar su termoregulación. Por ello ya está preparado  para interactuar con los diferentes estimulos de su alrededor. Para que el desarrollo comportamental del gato se haga correctamente es muy importante que sea estimulado por diferentes ruidos, movimientos y olores.

(la hija Luna mantiene la curiosidad)
Sus campos de actividad
Los gatitos se encuentran a menudo en situaciones en las que se debaten entre la curiosidad y el miedo, engendradas por situaciones desconocidas. Pero en la mayor parte de los casos la curiosidad sera la que saldrá ganando. En una habitación, ya sea de un piso o de una casa con jardín, la gata se organiza su territorio y delimita sus campos de actividad(alimentación, sueño, eliminación, juegos...). Para distraerse debe estar ocupado y sentir curiosidad por todo lo que le rodea. en su universo el gato define sus areas de observación desde las que buscará movimientos inhabituales. El movimiento regular y monotono acaba muy pronto de interesarle. a los gatos les encanta observar desde la ventana la calle. Pero estas situaciones de curiosidad pueden ponerle en peligro, ya que el gato tiene tendencia a aproximarse a los objetos que se mueven que está observando. Es por ello que debemos vigilara a nuestros gatos cuando tienen tendencia a subirse a las ventanas y balcones. Para que un gato sea feliz necesita horas de ejercicio fisico, y sus dueños deben utilizar esa curiosidad poniendo a su disposición diferentes tipos de juegos que despierten su curiosidad natural motivándole a cazar, saltar, perseguir cosas...

Interactividad y novedad
El gato necesita estímulos para que esté ocupado durante la ausencia de sus dueños. Enriqueciendo su medioambiente con juegos adaptados para estimular su curiosidad conseguiremos asegurar su bienestar  emocional. Un buen juego debe combinar dos criterios: la interactividad y la novedad. Los gatos tienen tendencia a dejar los juguetes que ya conocen muy bien, por lo que es necesario cambiarselos con frecuencia y ofrecerles nuevos juegos regularmente. A los gatos les encanta explorar los nuevos objetos que aparecen por la casa. En ocasiones una simple caja de cartón rellena de trozos de polispan o papeles les puede tener entretenidos durante horas. Primero veremos la fase de aproximación que puede ocupar un largo espacio de tiempo, para ser seguida por la fase de descubrimiento seguida de la fase de juego.
el instinto de curiosidad no se expresa igual en todos los gatos, por lo que algunos son verdaderos aventureros, siempre detrás de cualquier cosa nueva mientras que otros son mas temerosos. Debemos cuidar de que su curiosidad no les lleve a situaciones peligrosas. Los riesgos de intoxicaciones son muy reales en los gatos curiosos. lo mismo que en verano la curiosidad puede acabar con la picadura de una avispa.

Un defecto de curiosidad debe ser estudiado
Un gato que no manifieste ningún tipo de interés por los estímulos que le rodean pero que por el contrario huye y tiene miedo es por seguro una victima de un problema de desarrollo. Se trata de animales que no han sido estimulados correctamente, que no han estado en un ambiente lo suficientemente rico en su juventud, por lo que no son capaces de adaptarse a los diferentes ruidos, movimientos...que se encuentran a su alrededor en la edad adulta. Estos animales hipoestimulados en el trascurso de su desarrollo exploran muy poco el medio que les rodea y no se muestran curiosos por nada, en los casos más graves el gato puede manifestar un comportamiento de inhibición avanzado, son problemas a tratar bajo terapias de comportamiento adaptadas.
(nota: Balú no tiene ese defecto aunque a veces lo demuestra levantando la cabeza simplemente)

Intoxicaciones, algo real
(espero que Jana, la hija de balú y linsha, no se coma el juguete)

Una parte de su instinto de curiosidad viene por probar las cosas:plantas, medicamentos, productos de limpieza son elementos cotidianos que forman parte de todas las casas y que son productos potencialmente toxicos para los animales. Un medicamento a destacar es el paracetamol y la aspirina que son medicamentos muy utilizados por nosotros pero que son muy malos para los gatos. Deben ser medicamentos muy bien guardados para que nuestros gatos no tengan acceso a ellos. En cuestión de plantas es mejor eliminar las plantas que son perjudiciales para ellos. Hay casos de intoxicación involuntaria cuando el gatito se lame las patas que han andado sobre una sustancia tóxica, como por ejemplo un suelo lavado con un detergente o lejia, o incluso algún tipo de barniz o pintura. Las intoxicaciones pueden manifestarse bajo formas digestivas o nerviosas, pero tambien bajo formas de lesiones en la piel, las mucosas y los ojos cuando han contactado con ellos.
(fuente: el mundo del gato)

No hay comentarios: