miércoles, 17 de noviembre de 2010

Primeros auxilios al gato

El gato es un animal curioso, muy curioso. Esta actitud le ha acarreado más de un problema y algún que otro accidente, como refleja la "cultura popular" en uno de sus conocidos refranes: la curiosidad mató al gato.
Aunque también se dice que tiene "siete vidas", vamos a comentar los accidentes más frecuentes que pueden disminuir tan preciado número y nuestra actuación ante tan preocupantes situaciones



INTOXICACIONES

La ingestión de tóxicos en nuestros felinos es un problema bastante frecuente. Los productos de limpieza, ciertas plantas, etc. pueden provocar desde patologías digestivas de distinta gravedad hasta la muerte del animal. Lo ideal sería acudir al veterinario de forma inmediata, llevando una muestra del producto o del envase que lo contiene, o ponernos en contacto telefónico para informarle del producto tóxico ingerido y de los primeros pasos a seguir. Como reglas básicas tendremos presente:

Ingestión de sustancias corrosivas (sosa, lejía ... ): no provocar el vómito. Administrar leche o clara de huevo con el objeto de diluir el tóxico. Si estamos seguros de que la ingestión ha sido de lejía podremos contrarrestar su efecto con vinagre diluido en agua o con zumo de limón.
Si ha ingerido gasolina o derivados del petróleo, le daremos aceite de parafina; con ello protegeremos el tubo digestivo y evitaremos la absorción del tóxico. Si el animal presenta convulsiones o un estado de gran excitación, lo llevaremos a un lugar tranquilo e intentaremos protegerle de golpes y autolesiones contra el suelo (mantas, cojines ... ) Si el tóxico ha actuado por contacto con la piel, lavaremos con agua abundante. La mejor opción será siempre acudir al veterinario con e! producto o el envase que lo contiene causante del problema.

QUEMADURAS

Las quemaduras pueden producirse por un contacto directo con la fuente de calor (estufas, placas vitrocerámicas   ) o por accidentes domésticos (café hirviendo, aceite...). Nuestra única misión consistirá en lavar la zona dañada con abundante agua y, a lo sumo, recortar el pelo de la zona ... iY nada más! La actuación del veterinario después de la aportación de! propietario es fundamental ya que, si las lesiones ocupan menos del 15 por ciento de la superficie corporal, el pronóstico suele ser favorable pero, si la extensión es mayor, el caso es grave

INSECTOS

La curiosidad del gato suele ponerle en contacto con otros seres vivos: los insectos. Aunque en la mayoría de los casos las picaduras no pasan de ser simplemente molestias, el propietario sue!e asustarse por el efecto Producido: gran hinchazón de la cara o "cara de boxeador". Ante tan genuino espectáculo, lavaremos la zona con agua fría o aplicare- mos compresas frías o hielo. Con esto, nuestra actuación ha terminado y acudiremos al veterinario para que efectúe el tratamiento oportuno ya que, en muchos casos, nuestro animal puede sufrir graves reacciones alérgicas que necesitan urgentemente la aplicación de Antihistamínicos


TRAUMATISMOS

Atropellos, caídas al vacío ... pueden ocasionar graves lesiones e incluso la muerte de nuestro gato. Aunque parezca una tontería, lo más importante es que el dueño guarde la calma y que evalúe la situación y las posibles lesiones que presente el animal. Ante cualquier tipo de traumatismo, debemos tener presentes los siguientes puntos: Evitar movimientos bruscos de! animal.
Si apreciamos fractura (deformación de una zona, crepitación al movimiento, visualización directa de un hueso ... ), no intentaremos colocado en su posición normal, como mucho, lo fijaremos en la posición en que nos lo encontremos.
Coloración de las encías: deben ser sonrosadas; si es- tuvieran pálidas podrían indicar hemorragia interna. Anotar mentalmente cualquier cambio que deba comentar a su llegada a la clínica.
Debemos tener en cuenta que, aunque no se aprecien lesiones, la revisión del veterinario tras este tipo de accidentes es primordial. Aunque externamente no observe mos síntomas, nuestro gato puede padecer graves lesiones internas.

HERIDAS

Pueden ser de muchos tipos: incisas, cortantes, profundas, superficiales ... y afectar a zonas de mayor o menor riesgo. Lo más adecuado será comprimir la posible zona san- grante con el fin de parar la hemorragia. Sólo en casos graves será necesario aplicar torniquetes, que se realizarán entre la herida y el corazón, y que se liberará cada 10 ó 15 minutos. También es importante recortar los pelos de la zo- na y lavar. Si la lesión afecta a zonas u órganos muy sensibles (ojos), cubriremos y acudiremos inmediatamente al veterinario.

GOLPE DE CALOR

La mejor forma de evitar el golpe de calor es no dejar al animal expuesto directamente al solo encerrado dentro de un automóvil o de una terraza acristalada. Si por nuestra negligencia llegamos a esta situación, bañaremos al animal en agua fría. Entre otros posibles métodos están los ventiladores o la aplicación de hielo en las ingles o axilas. Todos estos métodos deben ser complementados con la ac- tuación del profesional.

INGESTION DE CUERPOS EXTRAÑOS

Aunque los gatos suelen padecer este tipo de accidente en menos ocasiones que el perro, también podemos observar objetos punzantes en su lengua o encías o botones en el estómago. Suele ser bastante complicado convencer al animal para que abra su boca y podamos retirar el objeto clavado. A ello debemos añadir el riesgo de un doloroSO mordisco en nuestras manos. Si sospechamos que ha inge- rido algo y ello se acompaña de vómitos y pérdida de apetito, lo mejor será acudir al veterinario. En el caso de los cuerpos extraños clavados en la boca, serán retirados fácil- mente tras una ligera sedación. En el caso de sospecha de cuerpo extraño en el estómago u otra parte del aparato digestivo, el veterinario realizará radiografías y/o ecografias para confirrnarlo. En caso afirmativo, puede ser necesaria la operación quirúrgica para extraer el cuerpo extraño. 
(Extraido de un gato sano en casa de Carlos Rodriguez)

No hay comentarios: