martes, 7 de septiembre de 2010

Muerto de pena

Son comunes las historias de perros que se dejan morir de pena tras la muerte de su propietario, pero este signo de amor y fidelidad también se ha dado en el gato. En los primeros años del siglo pasado fue muy comentado el caso de "kroumir", un hermoso gato negro propiedad del periodista republicano Henri victorRochefort-Luçai, acérrimo enemigo de Napoleón III y que no se dejaba retratar si no era en compañia de su gato.
El 30 de Junio de 1913 Rochefort murió, tenía 83 años. Pues a partir de ese día su gato se negó a tomar alimento alguno, tampoco consentía en moverse y permanecía junto al lecho del que fuera su amo. "kroumir" murió de tristeza e inanición pocos días más tarde. Fue enterrado en el cementerio para mascotas de Clichy, el primero del mundo inaugurado en 1898, y ante la conmoción pública que el suceso produjo, el Ayuntamiento de Paría le erigió un monumento con la siguiente inscripción: "kroumir, gato de H.V. Rochefort, muerto de pena 10-VII-1913" Y es que hay gatos cuya lealtad se prolonga más allá de la muerte.
(fuente pelo pico pata)

No hay comentarios: