miércoles, 3 de marzo de 2010

Gato como mascota

Un fenómeno curioso y sorprendente se está produciendo en el mundo de las mascotas.
En cuestión de una década el número de gatos censados se ha incrementado notablemente,
incluso superando a los perros en países tradicionalmente conocidos por su amor a los cánidos.
Un ejemplo son los Estados Unidos con una población de perros por encima de los 61 millones de ejemplares, que se ve superada por 76 millones y medio de gatos y Francia donde los gatos son 8 millones quedando los perros en 7 millones. Por primera vez en la historia, desde que se efectúan
este tipo de estadísticas, los gatos han superado en popularidad a los perros en países con ganada fama de cuidar bien a sus mascotas. En nuestro entorno sociocultural, Europa, los gatos han ganado terreno y el número de exposiciones felinas, criadores acreditados y comercios de gatos de raza han crecido de una forma asombrosa. Por desgracia también ha crecido el número de gatos abandonados.
¿Qué razones inducen a tanta gente a poner en su vida un gato? El medio urbano hostil a la vida natural, la escasez de las zonas verdes en los barrios, la falta de tiempo para el ocio y la familia que impone el trabajo y el reducido tamaño de los pisos son varias de las circunstancias a las
que se ven sometidos los animales domésticos. Pero el gato es sin duda la mascota que mejor se adapta a estas condiciones, no precisa excesiva dedicación ya cambio ofrece su amistad y compañía. Basta con que el propietario conozca las sutilezas del temperamento de los felinos para que la relación amistosa sea de lo más provechosa. Los propietarios de gatos encuentran que su bien ganada fama de limpios, ya que es una de las mascotas más higiénica~su inteligencia
emotiva para hacerse querer y su carácter independiente son virtudes que cuadran perfectamente con las necesidades de la vida moderna en las ciudades. Los gatos apenas hacen ruido, son sumamente sigilosos y ! no ladran! Si tenemos el recomendable cuidado de esterilizar a nuestro gato o gata tampoco tendremos las molestias del celo, periodo en que se comportan con nerviosismo y maúllan buscando un congénere.
Gato sí gato no
Si tienes intención de adquirir un gato debes ser capaz de responder afirmativamente a las siguientes preguntas:
¿Está de acuerdo toda la familia?
¿Sabes qué raza de gato quieres?
¿Lo llevarás al veterinario cada vez que sea necesario?
¿Te harás cargo de su higiene y su alimentación?
¿Tienes tiempo para jugar con él?
¿Sabes ser tolerante si te rompe algún objeto de la casa?
¿Estás preparado para que se haga adulto y deje de ser tan gracioso?

Una sola respuesta negativa debe ser suficiente para que te plantees seriamente la decisión de llevar a casa un gatito, pues quizás estás a punto de llevar la desgracia a la vida de un gato inocente por un capricho pasajero.

Tú eliges el gato

Las razas de pelo largo han sido durante mucho tiempo las preferidas del público, especialmente

los gatos persas. En estas razas el espeso manto es su característica más llamativa, la brillantez del pelo es debida al sebo, una sustancia segregada por glándulas esparcidas por casi todo el cuerpo del felino. El sebo, que forma una película sobre el pelo, contiene colesterol rico en
vitamina D. En estas razas pueden encontrarse hasta 200 pelos por milímetro cuadrado. Entre los gatos de pelo largo el himalayo y el persa son los más populares, pero existen otras muy atractivas como el gato del bosque noruego, el maine coon, el ragdoll o el van turco.
Los gatos de pelo corto son más cómodos de mantener, puesto que necesitan menos cuidados de baño y cepillado. El número de razas es mucho mayor que en pelo largo, siendo el más conocido el siamés, pero merecen toda tu atención otras como el chartreux, korat, mau egipcio, ocicat, ruso azul, rex.

EL GATO POSEE BELLEZA
SIN VANIDAD, FUERZA
SIN INSOLENCIA, CORAJE
SIN FEROCIDAD,TODAS
LAS VIRTUDES DEL
HOMBRE SIN SUS VICIOS

(Fuente revista Pelo Pico Pata)