miércoles, 21 de octubre de 2009

El morfeo vasco

Es curioso que el mismo dia que hablo de las siestas salió un articulo en el correo.

A estas alturas, pocas cosas son capaces de sorprender. En plena era marcada por la globalización y la inter-culturalidad y por las taras que la vida pone a las relaciones personales, resulta que los vascos prefieren atrincherarse y poner tierra de por medio con sus respectivas parejas a la hora de conciliar el sueño en la cama conyugal. Nada de yacer abrazados, que es una práctica muy melosa y romántica pero carente de prac-ticidad a la hora de conciliar el sueño. Sin embargo, no disponer de media naranja parece que dispara las ansias de cariño. Y ahí es donde entran enjuego los anhelos de los solteros de la CAV que, en buen número, acostumbra a asumir en sus brazos un peluche o la misma almohada a la hora de afrontar las horas de reposo nocturno. ¿Sorprendente? Sí, o al menos tanto como que exista un estudio que mida tales circunstancias, que lo hay
A falta de poder contrastar al 100 % los citados hábitos, un análisis sociológico -El arte de dormir - elaborado por una conocida web de contactos (Meetic) certifica las costumbres de los vecinos de los tres territorios históricos a la hora de buscar la reconciliación con Morfeo. Y éstas dicen que al 68% de los emparejados vascos no les gusta dormir abrazados -especialmente a las mujeres-. Tal circunstancia no se reitera con los singles. La mitad de ellos admite descansar abrazado a la almohada o a un peluche. Todo ello dibuja un mapa de costumbres a la hora de dormir que ciñe diferencias entre casados y solteros, pero que dicta semejanzas entre ambos colectivos, por ejemplo, en la postura elegida en la cama a la hora de dormir. El caso es que siete de cada diez vascos prefiere dormi-
tar de lado. Además, el País Vasco es la comunidad autónoma que más temprano se acuesta de toda España (el 80% lo hace antes de la medianoche) y es una de las primeras que menos tarda en conciliar el sueño (un 71 % tarda menos de 30 minutos). Por otro lado, sólo a 2 de cada 10 vascos les afecta a la calidad del sueño el hecho de dormir acompañados, si bien casi 3 de cada 10 reco noce dormir habitualmente de forma interrumpida.
Con respecto a los hábitos antes de acostarse, la gran mayoría de los vascos opta por ver la televisión (un 68%), leer (32 %) o navegar por Internet (17%). Además, 3 de cada 10 reconoce comer algo, convirtiendo a Euskadi en la región más adicta al picoteo justo antes de proceder al descanso nocturno.
Sólo un 29% de los vascos afirma haber modificado su dieta desde que vive en pareja, casualmente los mismos que aseguran haber engordado, siendo Euskadi a la que menos afecta este hecho (más de la mitad de las parejas españolas engordan una media de nueve kilos). Por otro lado, el 36% de los vascos asegura haber adoptado algún hábito de su pareja, y un 21 % reconoce cuidar más su aspecto.

No hay comentarios: