miércoles, 28 de octubre de 2009

El 33% de los pisos de vpo han sido rechazados

El 33% de los pisos sorteados en los últimos siete años han sido rechazados

Un tercio de los pisos sorteados por el Ayuntamiento de Vitoria en los últimos siete años fueron rechazados por sufi adjudicatarios. El Consistorio'utilizó el bombo para buscar propietario a 7.700 viviendas desde 2002, pero sólo 5.026 de ellas tuvieron dueño a la primera. Las renuncias afectaron a las 3.520 restantes, lo que supone el 33,4% del total, según un informe municipal que analiza las últimas adjudicaciones realizadas por el Consistorio.
La historia, por tanto, se repite. Y más en plena crisis. Después de cada cita con el bombo numerosos agraciados se ven obligados a no aceptar la casa que les ha tocado. Algunos lo hacen porque no les gusta el piso, pero la gran ma yoría no encuentra una caja o banco que le conceda la hipoteca. Cuando sé formaliza el rechazo, la sociedad Ensanche 21 recurre a la lista de espera, lo que ralentiza los procesos.
El último informe municipal desvela una engañosa luz al final del túnel. Según el estudio, sólo un 18,8% de las viviendas sorteadas en mayo han sido descartadas por sus propietarios. A pesar de que pudiera parecer que las cifras
han caído a la mitad, fuentes municipales y del sector de la construcción dan por hecho que ese porcentaje se elevará en los próximos meses. «Hasta que pasan unos dos años de la rifa - es decir, cuando se entregan las llaves-, puede haber renuncias», apuntan. Los grupos municipales tratan de reducir el número de rechazos
desde hace años. De hecho, en 2009 el Ayuntamiento cambió el sistema para abonar el coste de las viviendas, lo que había provocado numerosas críticas. Desde entonces se evitó que los agraciados salieran del sorteo y no pusieran ni un euro basta dos o tres años después, cuando la constructora les entregaba las llaves y se topaban con que tenían que sufragar de golpe el 20% del coste de la vivienda. Desde el año pasado, es obligatorio dosificar ese pago desde el primer momento. «Eso reducirá las renuncias al exigir un compromiso desde el primer momento, y quizá los últimos datos de mayo sean el primer síntoma de un cambio de tendencia», subrayan responsables del Ayuntamiento.
Las mismas fuentes recuerdan el Gobierno vasco ha suprimido de su normativa que una persona obligada a renunciar a un piso por la crisis sea excluida durante dos años de los sorteos, nomo pidió el Consistorio vitoriano.
Fuente: El correo