lunes, 19 de octubre de 2009

Comprar o alquilar en Vitoria

Vitoria es la capital vasca con menos alquileres pese a ser los más baratos

La Oficina Municipal de Vivienda ha detectado una bajada en los precios de los arrendamientos por primera vez en la última década

Quien busque piso de alquiler en Vitoria, o haya pasado por esta experiencia recientemente, se sorprenderá por el hecho de que en el titular de esta información aparezca el término 'barato'. Pues así es. Al menos, comparado con el resto de las capitales vascas. Sin embargo, ni esta circunstancia ni la crisis son suficientes para que repunte en la ciudad el mercado de arrendamientos. Por ello, la capital alavesa sigue estando a la cola en este apartado, muy por detrás de Bilbao y San Sebastián.
Los datos vienen desmenuzados en el Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español publicado por la consultora madrileña Rodríguez y Rodríguez Acuña. Llama la atención, sobre todo, el asunto de los precios. Mientras en la capital alavesa el alquiler se sitúa a 10,96 euros el metro cuadrado, la cifra se dispara en Bilbao a los 14,72 euros y en San Sebastián alcanza los estratosféricos 19,40 euros, casi el doble que en Vitoria.
En lo que va de año, el fenómeno incluso se ha acentuado y, por primera vez en la última década, el precio de los alquileres ha bajado. Lo revelan las estadísticas de la Oficina Municipal de Vivienda: en 2009, la renta media se situó en 670 euros mensuales, diez menos que en 2008. Y eso ocurre después de una escalada de precios ininterrumpida durante diez años.
Pese a ser una ciudad 'asequible', el arrendamiento sigue sin ser una opción que se contemple a la hora de buscar residencia. De hecho, sólo el 7,14% de los pisos vitorianos están ocupados en este régimen, cuando en Bilbao se llega al 9,62% y en la capital guipuzcoana, al 11,58%.
El exiguo porcentaje que los expertos asignan a la capital alavesa se ha mantenido inalterable en los últimos años. ¿Por qué? «No nos podemos comparar con San Sebastián, que es una ciudad turística con muchos más pisos destinadas a arrendamientos», aclara José Ricardo Arce, presidente de los agentes inmobiliarios. Ni tampoco con Bilbao, donde hay «más tradición del alquilar tanto por el campus universitario como por el movimiento de población provocado por la industria».
Efectos de la crisis
Hay otro factor. El informe de la consultora madrileña también revela que en Vitoria, por la masiva construcción de vivienda protegida, es más fácil acceder a un piso en propiedad. Los vitorianos 'sólo' necesitan gastarse el sueldo íntegro de 6,39 años de trabajo para convertirse en dueños de su casa, mientras que los donostiarras deben 'enterrar' en el piso el salario de 11,31 años y los bilbaínos, el de 9,48. Así que todo parece aliarse para mantener lo que, en el fondo, explica el fenómeno: «Aquí la gente tiene mentalidad de propietario», recuerda Enma Argómaniz, responsable de la Oficina Municipal de Vivienda. El alquiler sigue siendo una 'segunda división' que nadie quiere.
De hecho, esta manera de ver las cosas está tan arraigada que «tendrán que pasar muchos años para que cambie y nos pongamos al niveles europeos de alquiler», augura Argómaniz.
También es cierto que las circunstancias pueden servir de combustible para los cambios. Hace ya un año todas las previsiones apuntaban a que la crisis económica y el estallido de la burbuja inmobiliaria impulsarían el mercado de alquiler. El razonamiento es sencillo. «Mucha gente que quiere vender su piso no lo consigue, y al necesitar liquidez lo pone en alquiler», razona José Ricardo Arce. Por otra parte, la falta de financiación frena la compra y, en teoría, son muchos los que sin poder acceder a una hipoteca tienen que conformarse con alquilar.
Esta es la teoría. Pero la práctica aún no la acompaña, porque no suben los alquileres. Sí hubo un repunte en el último semestre de 2008, según Enma Argómaniz, de manera que el pasado ejercicio culminó en la Oficina Municipal de Vivienda con 288 pisos alquilados frente a los 217 de 2007. No obstante, hasta finales de septiembre llevaban 189. Es decir, el mismo ritmo que hace un año. No mucho más.
Menos universitarios
Lo que sí ha provocado la recesión económica es la caída de los precios. «Mucha gente que no podía vender pedía sumas descabelladas por el alquiler de su piso. Al final, tuvieron que adaptarse», explica Argómaniz. No es que ahora estén baratos, sólo que se acercan a lo que podría llegar a ser más razonable.
Pero queda un aspecto por aclarar. ¿Por qué la crisis no ha disparado la demanda de pisos en alquiler? Quizás porque los jóvenes no se animan o no pueden emanciparse. Un escenario revelador es la Universidad. Fuentes de la UPV destacan que, en comparación con años anteriores, este ejercicio hay muy poca demanda de arrendamientos por parte de los estudiantes mientras que la oferta de pisos es similar.
Y son dos los motivos que explican esta situación. De un lado, las dificultades económicas motivan que los chavales, en vez de mudarse a Vitoria, opten por viajar cada día desde el nido familiar. Además, la mejora de las comunicaciones -sobre todo, la apertura de la AP-I al Alto Deba- y del transporte público hacen que las distancias a la capital alavesa desde zonas próximas se acorten.
El correo

Estas cifras me indican de media que si tuviera que pagar alquiler por mi casa me costaría 1030 al mes. Si eso es lo que gana de media mucha gente como quieren que consumamos? Doy gracias una vez más a la politica de vivienda que ha tenido mi ciudad la última decada construyendo el 70% de vpo.

No hay comentarios: