viernes, 18 de septiembre de 2009

Dinero para cultura

Esto solo influira a los del pais vasco supongo pero viene bien conocer noticias así, aunque data del domingo pasado yo la conocí ayer:

El Gobierno vasco intentará aliviar la caída del consumo con un novedoso bono descuento que reactive el mercado en plena campaña navideña
Cuando un sector se resiente, los gobernantes suelen tirar de chequera y recurren a subvenciones o planes renove para estimular el mercado. No siempre es suficiente. En plena crisis económica, reactivar el consumo cultural puede resultar una tarea harto complicada y requiere de fórmulas imaginativas. Al fin y al cabo, no hablamos de un bien de primera necesidad. Algunas instituciones creen haber dado con la pócima mágica: los bonos de compra. La idea se ha puesto en práctica en lugares tan dispares como Bélgica o Andalucía -en este caso sólo para los jóvenes de 18 y 19 años- y, salvo contratiempo de última hora, pronto cruzará el Atlántico con su llegada a Brasil. El Gobierno vasco está ahora decidido a hacer suya la iniciativa ante la llegada de la campaña navideña.
El proyecto de la consejería de Cultura aún está rodeado de incógnitas. Se sabe que la intención del departamento dirigido por Blanca Urgell es repartir el bono a quien lo solicite a través de los cajeros mediante tarjeta de crédito o débito, con un máximo de un ticket por persona. Se venderá por 25 euros, aunque en las tiendas o locales tendrán un valor de 40.
Ese será el 'caramelo' que utilice el Ejecutivo para acercar a los consumidores a las salas de cine, conciertos, museos, teatros... O para que se lo gasten en comprar libros o discos. Rostros conocidos del mundo de la cultura vasca podrían promocionar la novedosa iniciativa, para la cual está previsto que se inserte publicidad en radio, televisión, prensa e Internet.
¿Por qué no se reparte gratuitamente? Según explican en la Administración, con ese sistema se pretende evitar que algunos ciudadanos no lleguen a utilizar el bono. «Si alguien paga por el vale es porque lo pretende usar». Ahora bien, antes de implantar este método Lakua debe alcanzar un acuerdo con la Federación con la Caja de Ahorros Vasco-Navarras. Hay obstáculos de carácter técnico, pero ambas partes esperan superarlos en unas pocas semanas.
De entrada, el lehendakari ha incluido ya la iniciativa en el plan de reactivación económica '+Euskadi 09', que presentó el pasado martes después de reunirse con su equipo en Ajuria Enea. La intención del gabinete socialista es que «en un mes o mes y medio» la medida pueda ser aprobada en Consejo de Gobierno, de forma que el bono esté en la calle en noviembre o diciembre, según las fuentes consultadas. La duda estriba en saber cuál será el plazo de validez del billete.
Varias incógnitas
Otra de las cuestiones que deberá aclararse es dónde se puede usar el bono. Inicialmente, en Andalucía sólo servía para 175 salas, museos o establecimientos que firmaron con anterioridad un convenio con la Junta. En la comunidad dirigida por José Antonio Griñán, además, se reparten nueve vales de 60 euros: seis de cinco euros y tres de diez. Éste será otro de los asuntos a resolver en Euskadi.
Lo cierto es que, como otros muchos sectores, la cultura no atraviesa su mejor momento. Uno de los grandes perjudicados es el cine. Al daño que hacen la televisión y las descargas gratuitas de películas a través de Internet, se le ha unido ahora el terremoto económico global. Si los ciudadanos reducen su gasto en ocio, lo normal es que dejen de acudir a las salas. Y es lo que ha ocurrido en muchos casos. Lejos quedan los cerca de ocho millones de espectadores que sumaban al año los cines vascos en 2002. Ahora son tres millones menos. Al menos, este ejercicio no está siendo nada malo. Hasta julio la asistencia había subido más de un 3%.
La producción editorial, por contra, se ha reducido considerablemente este año. En el primer trimestre -los últimos recogidos por las instituciones- salieron a la calle 836 títulos, cuando en el mismo período de 2008 la cifra ascendía a 1.022. De otros espectáculos o el mercado de discos -en horas bajas por el impacto de la piratería- todavía no existen comparativas oficiales, pero la situación tampoco parece muy boyante que digamos. Sanar la herida no será fácil.

El correo