jueves, 13 de agosto de 2009

La salud de un mileurista

Unos hábitos saludables reducen hasta un 80% el riesgo de padecer enfermedades crónicas

Cuatro son los factores determinantes: no haber fumado nunca, mantener un peso sano, realizar ejercicio de forma regular y seguir una dieta sana.

Cuatro factores del estilo de vida: no haber fumado nunca, mantener un peso sano, realizar ejercicio de forma regular y seguir una dieta saludable, parecen en conjunto estar asociados con hasta un 80% de reducción en el riesgo de desarrollar las enfermedades crónicas más comunes y mortíferas, según un estudio de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades en Atlanta (Estados Unidos).

Los autores, que publican su trabajo en la revista Archives of Internal Medicine, explican que la enfermedad cardiovascular, el cáncer y la diabetes, enfermedades crónicas que en conjunto dan lugar a la mayoría de las muertes, son en gran medida prevenibles.

Los investigadores, dirigidos por Earl S. Ford, evaluaron datos de 23.513 adultos alemanes de entre 35 y 65 años. Al inicio del estudio, entre 1994 y 1998, los participantes completaron una evaluación de su peso y altura corporal, una entrevista personal que incluía cuestiones sobre enfermedades, un cuestionario sobre características sociodemográficas y de estilo de vida y un cuestionario de frecuencia alimentaria.

La respuesta de los participantes fueron evaluadas según su adherencia a cuatro factores de un estilo de vida saludable: no haber fumado nunca, tener un índice de masa corporal (IMC) menor de 30, realizar ejercicio durante al menos entre tres horas y media por semana y seguir unos principios dietéticos saludables, como por ejemplo tener una dieta con alto consumo de frutas y vegetales mientras que se limitaba el consumo de carne. Los cuestionarios de seguimiento se admistraban cada dos a tres años.

La mayoría de participantes tenían de entre uno a tres de los factores saludables, menos del 4% carecían de los factores al completo y el 9% tenían los cuatro factores. Durante una media de 7,8 años de seguimiento, 2.006 participantes desarrollaron nuevos casos de diabetes (un 3,7%), ataque cardiaco (un 0,9%), ictus (un 0,8%) o cáncer (un 3,8%).

Después de ajustar aspectos como la edad, sexo, nivel educativo y ocupación, los individuos con más factores de estilo saludable eran menos propensos a desarrollar enfermedades crónicas.

Los participantes que tenían los cuatro factores al inicio del estudio tenían un 78% menos de riesgo de desarrollar alguna de las enfermedades crónicas durante el periodo de seguimiento que aquellos que no tenían ninguno de los factores saludables.

Los cuatro factores estaban asociados con un 93% menos de riesgo de diabetes, un 81% menos de riesgo de ataque cardiaco, un 50% menos de riesgo de ictus y un 36% menos de riesgo de cáncer.

La mayor reducción del riesgo se asoció con un IMC menor de 30, seguido de no haber fumado nunca, al menos 3,5 horas de actividad física y una adherencia a principios dietéticos saludables.

Los investigadores concluyen que estos resultados refuerzan las recomendaciones de salud pública de evitar de fumar, mantener un peso saludable, participar en actividades físicas apropiadas y comer cantidades adecuadas de frutas, vegetales y alimentos integrales así como un consumo prudente de carne roja.
Facua