jueves, 13 de agosto de 2009

Encuesta de satisfacción

Nueve de cada diez adjudicatarios están «contentos» con las viviendas, pese a que el 64% presentaba desperfectos en el momento de la entrega

Nueve de cada diez personas agraciadas con una vivienda de protección oficial (VPO), ya sea en propiedad o en régimen de alquiler, en los sorteos realizados por el Gobierno vasco aseguran estar «contentas» con ellas. Su nivel de satisfacción es «bastante alto». De notable holgado. La calificación media concedida a los pisos tras valorar diversas variables -tamaño, distribución, materiales...- es de 75,4 puntos sobre 100 -dos menos que el pasado año y los mismos que hace tres-, pese a que más de la mitad de los adjudicatarios (un 64%) reconocen que presentaban «algunos desperfectos» en el momento de la entrega, según una encuesta del Ejecutivo autónomo.
El sondeo, realizado en mayo por el Observatorio Vasco de la Vivienda entre medio millar de inquilinos y cuyas conclusiones acaban de ser difundidas, revela que sólo el 12% está «poco o nada satisfecho» con la casa que les ha tocado en suerte. La «calidad de los acabados» y el «deficiente aislamiento acústico» son los dos aspectos peor valorados. Por contra, la dimensión y la distribución del piso son los parámetros más aplaudidos. Las viviendas promovidas directamente por el Gobierno reciben mejor nota que las construidas por empresas concertadas.
Sin embargo, a la hora de solucionar las anomalías detectadas en las casas -que se concentran, sobre todo, en puertas, ventanas, suelos y garajes-, los residentes consideran que los promotores privados son algo más rápidos y eficaces que el Departamento de Vivienda. En cualquier caso, ninguno de los dos logra el aprobado cuando se trata de valorar la solución ofrecida a los problemas surgidos. La percepción de los encuestados en este aspecto es «bastante desfavorable». No ocurre lo mismo con el proceso de adjudicación. Siete de cada diez inquilinos entienden que la forma elegida por Etxebide para otorgar los pisos es la correcta.
Caída de la demanda
En un escenario en el que la demanda de pisos por parte de los jóvenes ha retrocedido a los niveles de hace una década -un informe del Gobierno vasco cifra en 15.547 los que necesitan un inmueble para independizarse de los padres o casarse-, la edad media de los adjudicatarios de una VPO se sitúa en 38 años, «tres más que las personas inscritas como demandantes de vivienda en el programa Etxebide», apunta la encuesta. Entre los menores de 30 años es superior el número de residentes en alquiler (14,5%) que el de propietarios de una vivienda protegida (9%), previsiblemente porque las dificultades de ese colectivo para acceder a un empleo estable y a un crédito bancario les empujan a inclinarse por el arrendamiento.
El precio medio de esta fórmula es de 350 euros mensuales, mientras que la compra de un piso tipo -60 metros cuadrados más garaje y trastero- supone un desembolso mínimo de 120.000 euros, una cantidad que no todos los demandantes pueden asumir. De hecho, las renuncias a las VPO adjudicadas en propiedad a través de los sorteos de Etxebide han aumentado en los cuatro últimos años de un 6% al 11% como consecuencia de la crisis, que ha disparado el desempleo y endurecido las condiciones para conseguir un préstamo.
Pese a la actual situación económica, la encuesta revela que prácticamente la mitad de las personas que pagan un alquiler «mantiene las expectativas de acceder a la propiedad de una casa» y «el 52% continúan inscritos como demandantes de vivienda protegida en Etxebide». A su vez, los extranjeros que disfrutan de un piso de protección oficial apenas representan el 2,5% del total de los inquilinos de VPO. La mayoría lo hace en régimen de arrendamiento.
En cuanto a la situación laboral de los inquilinos, el informe elaborado por el Observatorio de la Vivienda ha constatado un incremento del número de parados, que se sitúa en el 15%. El desempleo afecta ya a dos de cada diez personas que residen en un piso alquilado. «El incremento de personas sin trabajo respecto a encuestas precedentes responde aparentemente a la actual coyuntura económica, con un fuerte crecimiento de la tasa de paro en toda la comunidad autónoma», detalla el estudio.
La superficie media de las viviendas adjudicadas por Etxebide se sitúa en 75 metros cuadrados en los pisos en propiedad, frente a los 69 de las casas en régimen de alquiler. La «práctica totalidad» de las casas de este tipo -entre el 98% y el 99%- cuenta con trastero y garaje. El tamaño medio de la unidad familiar que habita en ellas se sitúa en dos personas.
El correo digital

Coincido plenamente en lo peor y lo mejor, pero el tema de los acabados es algo que ya te esperas cuando sabes que el piso sera de vpo, sin embargo en tema de tamaño, distribución y orientación estoy encantado.