martes, 25 de agosto de 2009

2 años para un ambulatorio

Hace ya 3 años que hay gente viviendo en mi barrio pero hasta 2011 no tendremos sanidad pública sin tener que desplazarnos a otros barrios de la ciudad. Se supone que tendríamos que ir al barrio de al lado, pero la mayoría de los que conozco sigue acudiendo al ambulatorio de la zona de casa de sus padres, donde además ya conoce a su medico.
El barrio de Zabalgana estrenará antes de dos años uno de los ambulatorios más amplios y completos de Vitoria. Se levantará en un solar de la Avenida de la Ilustración, tendrá dos plantas, un gran patio interior y 70 consultas. Así lo desvela el proyecto básico de obra encargado por Osakidetza al que ha tenido acceso EL CORREO. El Gobierno vasco acaba de solicitar al Ayuntamiento la licencia municipal para iniciar las obras, cuyo arranque depende ahora del visto bueno del Gabinete Lazcoz.
Cuando el nuevo ambulatorio abra sus puertas los 8.200 vecinos que pueblan ya el nuevo distrito de Zabalgana verán resuelta una de sus principales reclamaciones. Y es que, a pesar de que los primeros residentes llegaron en 2005 al barrio que cierra la ciudad por el Oeste, cuatro años después estas mismas personas todavía deben desplazarse a San Martín para acudir al médico.
El futuro complejo, situado entre la Avenida de la Ilustración y el Paseo de la Cruz Roja, estará preparado para atender a 30.000 personas, según los cálculos de Osakidetza. A partir de ahora, el Ayuntamiento deberá aprobar un plan especial de ordenación urbana antes de conceder la licencia. Acto seguido empezarán las obras, cuyo final está previsto para 2011.
Dimensiones
El inmueble, diseñado por los arquitectos Fernando Bajo y Víctor de Blas, se convertirá en uno de los más amplios de Vitoria junto a los de Olaguíbel y Lakuabizkarra. El centro de salud se dividirá en tres plantas, aunque sólo dos serán visibles a pie de calle. Cuando los vecinos de Zabalgana se acerquen a su ambulatorio verán un edificio acristalado de 76 metros de largo, 52 de ancho y casi 5 de alto.
El complejo no sólo destacará por su amplitud, sino también por contar con tres áreas específicas de atención al paciente. Así pues, además de las salas de consulta general y curas, el ambulatorio contará con dos zonas más: una, de ginecología y pediatría -algo lógico en un barrio en expansión con familias jóvenes-, y otra, de salud mental.
Si bien el sótano del consultorio se dedicará a instalaciones de uso restringido para los empleados, la planta baja contará con la mayoría de las instalaciones destinadas al público. Entre ellas, la recepción, el distribuidor y dos grandes bloques de consultas, con 23 y 24 salas. Cada uno de ellos tendrá un zona de espera diferenciada para sus pacientes junto a un gran patio y amplios ventanales.
La primera área de atención, la más cercana a la entrada principal, será la reservada a la medicina general y a las urgencias. Los vecinos de Zabalgana contarán con diez despachos destinados a los médicos de familia. Junto a estas dependencias habrá otra decena de consultas de enfermería y otras tres de urgencias.
Al mismo tiempo, el ambulatorio dispondrá de una zona específica reservada a la atención de mujeres y niños en otra estancia de la planta baja. En este bloque médico se repartirán hasta 19 salas asignadas a ginecólogos, pediatras y matronas.
En paralelo, este bloque médico contará con tres consultas de medicina general y con otras dos reservadas a especialistas. En el mismo nivel se habilitará también un aula de usos múltiples que servirá como gimnasio, además de un archivo.
El edificio se completará con una unidad de salud mental que estará separada del resto de dependencias al ocupar la planta superior. Los psicólogos y psiquiatras utilizarán hasta 19 salas diferentes. Además podrán disponer de otras cuatro aulas con capacidad para llevar a cabo terapias grupales.
El centro de salud, cuya construcción todavía debe ser licitada por el Gobierno vasco, se rematará con una cubierta plana.