lunes, 6 de julio de 2009

Una pequeña gran visita

Para que Balý y Linsha no se me quejen de que no reciben visitas ayer les vino a ver Yaki, un gatito siberiano de 2 meses:

Balú una vez más demostró ser un santo, ni un bufido le soltó al intruso, que no se cortó en bufar a gato y gata anfitriones :D
Esperemos que se vayan llevando mejor porque es de un buen amigo.









Por otro lado a Linsha la veo gorda, quizas me traiga una sorpresa para el verano...