viernes, 3 de julio de 2009

Cada vez somos mas mileuristas

Si antes había un 50% de mileuristas ahora ya hay un 66%

7,2 de los 18,7 millones de personas que realizaron la declaración de la renta de 2007 manifestaron tener rendimientos por debajo de los 12.000 euros anuales. Según los datos facilitados por la Agencia Tributaria, el 86% de estos ingresos corresponden a las nóminas, es decir, que están controladas en su integridad por el Fisco. El resto, más de un millón de declarantes, son rentas de profesionales y autónomos que diseñan sus ingresos.

Mientras, en el tramo más alto de ingresos, en el mejor año de la bonanza económica -el ejercicio de 2007-, sólo aparecieron 10.580 declarantes con rentas superiores a 600.000 euros.

Otro dato llamativo de la información del fisco, facilitada un año después de la liquidación del IRPF, es que el 28,14% del total de contribuyentes (5.263.393) están anclados al tramo de ingresos entre 12.000 y 21.000 euros al mes. En esta horquilla aparecen otros 420.000 ingresos de rentas que no son de trabajo.

Si sumamos este tramo de rentas declaradas al anterior de las rentas más bajas, resulta que dos de cada tres contribuyentes (el 67%, es decir, 12,5 millones de los 18,7 millones totales) aparecen como mileuristas ya que declararon ganar menos de 1.500 euros mensuales, es decir, por debajo de los 21.000 euros al año.

Sólo 4.497 contribuyentes declaran a Hacienda que ganan más de 600.000 euros al año

No es fácil encontrar un rico en España. Al menos a la luz del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Los datos que acaba de publicar la Agencia Tributaria ponen de manifiesto que
únicamente 4.497 contribuyentes declaran al Fisco en el IRPF unos rendimientos -incorporando todas las retribuciones en dinero- superiores a los 601.000 euros al año. La cifra, eso sí, supone un avance respecto de los 3.751 declarantes el año anterior, pero si se compara con el número total de declarantes el resultado es igualmente elocuente. Tan sólo el 0,03% de lo contribuyentes puede ser incluido en la élite económica del país en términos de renta.

Los datos se refieren al ejercicio de 2006 -el IRPF correspondiente a 2007 acaba de cerrarse-, y ponen de manifiesto hasta que punto el Impuesto sobre la Renta es un tributo que descansa sobre las clases medias, toda vez que nada menos que el 97% de los contribuyentes declara unos ingresos inferiores a 60.000 euros al año. Fuera de este nivel se encuentran 56.604 declarantes con rendimientos situados entre 150.000 y 600.000 euros y otros 468.406 ciudadanos que declaran unas rentas situadas entre 60.000 y 150.000 euros cada ejercicio. Dicho en otros términos, poco más de medio millón de contribuyentes (529.507) declaran rentas superiores a 60.000 euros (10 millones de pesetas).

El IRPF no solamente es un tributo que recae sobre las clases medias. Es, igualmente, un impuesto que pagan los asalariados, como pone de relieve que el 83,8% de lo declarado corresponde a rendimientos del trabajo, es decir, cuatro puntos porcentuales más que un año antes. Como consecuencia de ello, se da la circunstancia que las rentas procedentes del trabajo más que duplican a las procedentes de actividades económicas (profesionales y empresarios). En concreto, los rendimientos medios del trabajo se sitúan en 19.773 euros, muy por encima de los 9.856 euros declarados por las actividades económicas.

Los datos de la Agencia Tributaria dan cuenta, igualmente, del efecto de la política de desgravaciones, y como resultado de ello se puede observar que la deducción media por vivienda habitual se sitúa en 921 euros por declarante, con una aportación media a planes de pensiones equivalente a 1.848 euros al año. A destacar, igualmente, las diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Los datos del IRPF muestran que el rendimiento medio del trabajo en el caso de los hombres asciende a 22.053 euros, muy por encima de los 16.278 euros que, como media, perciben las mujeres.

Las estadísticas de la Agencia Tributaria tienen en cuenta todas las retribuciones en dinero, incluyendo las prestaciones derivadas de los sistemas de previsión social, las becas, las pensiones compensatorias recibidas del cónyuge o los rendimientos por impartir cursos o conferencias.

Datos extraidos de Cotizalia







Estas son las vacaciones que tendremos los mileuristas...

No hay comentarios: