jueves, 11 de diciembre de 2008

La calefaccion

Un buen aislamiento, el primer paso para ahorrar

  • Una casa bien aislada necesita entre un 20 y un 40% menos de consumo energético para mantener una temperatura agradable.
  • El calor de una vivienda se pierde por las siguientes vías: paredes (35%), techo (25%), rendijas (15%), suelo (15%) y ventanas (10%).
  • Entre el 25% y el 30% de las necesidades de calefacción se deben a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Revise y mejore sus aislamientos en caso de que detecte deficiencias.
  • Las superficies de cristal son el punto más vulnerable a las fugas de calor. Una medida eficiente es instalar sistemas de doble ventana, o doble acristalamiento, ya que reducen a la mitad la pérdida de calor respecto al cristal sencillo.
  • Instale burletes adhesivos en puertas y ventanas para conservar el calor. Ahorrará entre un 5% y un 10% de energía.
  • Asegúrese de que los cajetines de las persianas no tengan rendijas y estén bien aislados.
  • Si tiene previsto realizar una reforma en casa aproveche para instalar un buen aislamiento térmico en paredes y techos. El gasto anual de calefacción puede incrementarse hasta un 70% en las viviendas que carecen del mismo, sobre todo en casas unifamiliares.

Termostato, clave para controlar la temperatura

  • Entre las soluciones que permiten reducir el consumo se encuentran las válvulas termostáticas para radiadores (entre 20 y 25 euros por unidad) y los termostatos (entre 17 y 100 euros). Ambas soluciones son fáciles de instalar, y su uso genera un ahorro de energía de entre el 8 y el 13%.
  • Otra opción son los cronotermostatos -termostatos con programador horario-, que permiten preseleccionar el programa de funcionamiento de la calefacción, de acuerdo con las preferencias de los usuarios.
  • Si se ausenta por unas horas, reduzca la posición del termostato a 15 ºC, que es la temperatura correspondiente a la posición "economía".
  • Mantenga el termostato en 20º C durante el día. Para dormir son suficientes de 15º a 17º C. Por cada grado de más a partir de los 20ºC se incrementa el consumo entre un 6 y un 8%.

Valore la posición de los niveles de temperatura más utilizados:

  • Temperatura de confort. Es el estado habitual de funcionamiento de la calefacción (20º C) cuando los usuarios están en la vivienda.
  • Temperatura económica. Se refiere al estado de funcionamiento necesario cuando los usuarios salen de casa por un corto período de tiempo y desean que se mantenga la temperatura. Lo recomendable son 15º C.
  • Nivel de temperatura "antihelada". El objetivo es evitar que el agua contenida de las cañerías de la vivienda se congele en invierno y produzca roturas en el sistema de calefacción. Basta con alcanzar una temperatura mínima tope de alrededor de 5º C.
__________________________________________________________________

Esto lo he extraido de la revista consumer y me parece muy recomendado, sobretodo el acordarte de bajar el termostato por las noches, ya que al estar tapado, con 17 grados es lo que recomiendan en muchos sitios y como se te anden encendiendo los radiadores por la noche lo notaras en la factura.