miércoles, 28 de mayo de 2008

trucos de ahorro

En vista a que hasta el fin de semana no creo que siga con la cocina os pongo estos consejillos que he sacado del foro de "burbuja inmobiliaria" de un llamado manual lonchafinista

Trucos para ahorrar energía

Según los expertos, el desperdicio de energía en el hogar se debe principalmente a los malos aislantes y al mantenimiento de temperaturas agradables, cálidas o frescas, según sea la época del año, aun cuando no haya habitantes en la casa y en horas de la noche. En realidad, puedes ahorrar electricidad sin privarte de las comodidades que ofrece.

Trucos para un consumo eficiente

Ambiente agradable... pero sin pasarte: ¿sabías que tan solo bajando el termostato de 23º a 19º C, durante ocho horas cada día, puedes ahorrar hasta un 10% de tus costes anuales de calefacción y aire acondicionado? Una limpieza regular de los registros de ventilación mejorará la eficiencia de los sistemas de calefacción y refrigeración en un 10%.

Dejar el frío y el calor fuera: según el Departamento de Energía de Estados Unidos, una de las formas más simples y económicas de bajar la cuenta de calefacción consiste en reforzar los aislantes en techos y áticos. Para ello, podemos colocar baterías de aislamiento de fibra de vidrio en el ático. Si tu casa tiene un sistema de calefacción por cañerías de agua caliente, envuelve las tuberías que tengan un acceso más fácil con un sistema de aislamiento de fibra de vidrio o de espuma. Utiliza una pared de aislamiento de unos 2 cm. de grosor para la fibra de vidrio y de 1 cm. para la espuma.

Evita que el aire frío se escape: sella las fugas en tu sistema de conductos de distribución. Si los sellas en cuanto se producen los escapes, ahorrarás hasta el 20% en la factura de electricidad. Mantén cerradas las llaves de calefacción en las habitaciones desocupadas y reducirás entre el 5 y el 10% de tus gastos. Si vives en una región con inviernos duros y prolongados, te conviene cambiar las ventanas de vidrio de panel simple por ventanas eficientes de doble panel de vinilo. Es una inversión fuerte, pero verás que el ahorro de energía es significativo. En los climas cálidos te conviene colocar vidrios ahumados en las ventanas que reciben luz solar directa para reducir los costes del aire acondicionado. Haz que un profesional inspeccione y limpie tu sistema de calefacción una vez al año. Es una manera de maximizar la eficiencia y seguridad del sistema. Las pérdidas por una unidad mal mantenida se acumulan en el tiempo a un promedio de 1 a 2%, por año.

Fíjate bien cómo iluminas tu casa: el dinero que inviertes en focos y bombillas probablemente equivale al 5 ó 10% del presupuesto. El 95% restante lo gastas en electricidad. Te conviene buscar bombillas fluorescentes compactas o halógenas, que son más eficientes. Aunque te resulten un poco más caras, al final ahorrarás dinero.

Tibio, tibio... Reduce la temperatura de tu calentador de agua. Si lo bajas a 37º C, ahorrarás el 13% de tus gastos en ese aspecto.

Calienta al calentador: envuelve tu calentador con una frazada aislante. Para comprobar si tu tanque necesita un cobertor coloca la mano encima de él. Si está caliente, debes colocarle el aislamiento.

Reparte el aire caliente: ajusta los ventiladores de techo a una velocidad mínima para que repartan el aire caliente de forma pareja, sin crear una brisa demasiado fría.

Programa el clima: te conviene comprar un termostato programable. Éste te permite bajar la temperatura durante las horas en que la casa está vacía, así como durante la noche, sin necesidad de pasar frío en la mañana, mientras esperas que vuelva a subir. Puedes ahorrar hasta un 20% en tu factura y recuperar la inversión en el primer año.

Pégate a la pared: aleja las sillas y los sofás de las puertas y ventanas, en lugar de aumentar la calefacción. Esas aberturas tienen menos capacidad de bloquear el frío que las paredes.

Congela tus gastos: te conviene invertir en un nuevo modelo de frigorífico que sea más eficiente. Busca el modelo que tenga la tasa de uso de energía más baja.

Revisa constantemente: si quieres lograr un ahorro efectivo de energía te conviene revisar el uso que estás dando a estos sistemas y elementos: aire acondicionado y calefacción; calentamiento de agua; iluminación; electrodomésticos; piscina, cabina de hidromasaje y 'spa'.

APARATOS ELECTRÓNICOS

1. Piensa que no es necesario que los aparatos electrónicos estén en funcionamiento todo el tiempo (la computadora, por ejemplo).

2. Existen aparatos que con el solo hecho de estar conectados a la corriente consumen energía, ¡aunque estén apagados! Es el caso del televisor, el aparato de sonido y otros equipos que utilizan control remoto: al estar apagados siguen consumiendo alrededor de un tercio de la energía que usan cuando están encendidos. Lo mismo sucede con los cargadores de teléfonos celulares. Así que
desconéctalos cuando estén apagados.

3. No todos los aparatos tienen el mismo consumo energético. La diferencia entre productos similares puede alcanzar hasta un 90%. Por ello, si piensas comprar un aparato exige información sobre su consumo energético y escoge el que menos energía requiera.

EN LA COCINA

1. Si necesitas comprar una cocina o un horno, elige el equipo que funciona con gas, no con electricidad.

2. Usa la olla de presión, ya que consume menos energía.

3. Tapa las cacerolas durante la cocción y baja al mínimo el fuego una vez que comience la ebullición.

4. Si usas el microondas en lugar del horno convencional ahorras hasta 70% de energía.

5. Para cocciones superiores a una hora, no necesitas precalentar el horno.

6. Aprovecha al máximo la capacidad del horno: cocina el mayor número posible
de alimentos en una sola vez.

7. Al no abrir la puerta del horno innecesariamente evitarás la pérdida de al menos 20% del calor acumulado en el interior.

8. Descongela los alimentos dentro del refrigerador, alejándolos de la fuente de refrigeración.

El refrigerador
Este electrodoméstico es el que más energía usa, seguido por el televisor y la lavadora.

1. La eficiencia del refrigerador depende del lugar donde lo ubiques. Es importante alejarlo de fuentes de calor; por otro lado, no permitir la circulación de aire por la parte trasera del equipo incrementa en 15% el consumo de energía.

2. Verifica que las puertas del refrigerador y del congelador cierren hermeticamente; procura mantenerlas abiertas el menor tiempo posible.

3. Si se forma escarcha, descongela el refrigerador antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor, de lo contrario tu consumo eléctrico aumentará hasta 30%.

4. Ajusta el termostato para mantener una temperatura de 6º C en el compartimento de refrigeración y de -18º C en el de congelación.

Lavadora y lavaplatos

1. La mayor parte de la energía que consumen (entre 80 y 85%) la utilizan para calentar agua, por ello te sugerimos lavar con los programas de baja temperatura.

2. Limpia regularmente el filtro de la lavadora y procura que trabaje a plena carga.

3. La secadora consume mucha energía; limita su uso a situaciones de urgencia. Al usarla, centrifuga previamente la ropa para aprovechar al máximo su capacidad. Y no mezcles la ropa pesada con la ropa ligera.

4.Lo ideal es que tiendas la ropa para que se seque con el aire y el sol.

5. Si utilizas lavaplatos, no lo pongas en marcha hasta que se llene completamente.

6. Pero atención: lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Al lavar a mano, mantén la llave cerrada mientras tallas los trastos y enjuágalos rápidamente (si utilizas jabón biodegradable contribuirás a la protección del medio ambiente).

ILUMINACIÓN

1. Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación del sol que es natural, gratuita y no contamina.

2.Utiliza colores claros en las paredes y los techos, así aprovecharás mejor la iluminación natural.

3. No dejes luces encendidas en habitaciones vacías.

4. Utiliza focos flurecentes compactos. Los focos comunes (“incandecentes”) sólo convierten en luz un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% mayor, consumen seis veces menos electricidad y duran de 8 a 10 veces más que los focos convencionales.

5. Te recomendamos no instalar focos ahorradores en habitaciones donde sea necesario encender y apagar la luz con frecuencia, pues se reduce la vida útil del producto.

6.Para aprovechar eficientemente la luz artificial, conviene mantener limpios los focos y las lámparas.

AGUA

1. El ahorro de agua produce ahorro de energía, pues el líquido es impulsado hacia tu vivienda con bombas eléctricas. Racionaliza tu consumo de agua (evita dejar los grifos abiertos durante el lavado, el afeitado, el cepillado de dientes).

2. Si necesitas instalar nuevas llaves de agua, elige las más eficientes: las de tipo monocomando.

3. Si instalas reguladores de temperatura con termostato, principalmente en la
ducha, ahorrarás 5% de energía.

4. La peor manera de calentar agua es con electricidad. Una familia que actúa de esta manera emite a la atmósfera un promedio de media tonelada de CO2 al año.

5. Por el contrario, si colocas calentadores solares de agua ahorrarás 60% del gas tradicionalmente usado (la inversión la recuperas en 3 años) y más energía aún si empleas electricidad para calentar tu agua.

6. Cuando calientes agua, procura guardar el agua caliente en recipientes para agua caliente (Thermos), para no volver calentar agua otra vez.

RESIDUOS

1. La producción de papel, cartón, vidrio y metales requiere de mucha energía. La energía. Por ejemplo, una tonelada de papel reciclado reduce el consumo de 4 mil 200 kilowatts de electricidad. Por ello, Reduce (tu consumo), Reusa (empaques, envases) y Recicla (los productos que haz adquirido).

2. Reducir nuestra generación de residuos depende en gran medida de que cambiemos nuestros hábitos de consumo. Para ello: evita usar productos excesivamente empaquetados, productos desechables, así como todo tipo de plástico. Y lo más importante: si en verdad no lo necesitas, no lo compres.

3. Cuando salgas de compras lleva una bolsa de tela para que no utilices bolsas de plástico.

4. Si necesitas pilas usa las que son recargables. De ser posible, adquiere un
cargador solar.

TRANSPORTE
El parque vehicular es la principal fuente de contaminación de las grandes ciudades
y es uno de los mayores generadores de emisiones de CO2. Por ello:

1. Siempre que puedas, utiliza el transporte colectivo en lugar del auto particular
(las emisiones por persona se reducen drásticamente en función de la capacidad del vehículo).

2. A muchos sitios puedes ir en bicicleta o caminando, lo cual es más saludable.

3. Si debes usar tu auto, compártelo: cuatro personas en un automóvil es mejor que cuatro coches con una sola persona.

4. Antes de tomar el automóvil evalúa la comodidad real que te va a proporcionar. Piensa en las horas “peak”, los embotellamientos y los problemas de estacionamiento, para que puedas evitarlos.

5. Mantén en buenas condiciones tu automóvil. Revisa especialmente la presión de las llantas, su alineación el estado del filtro de aire, las bujias y la carburación.

6. Al conducir, mantén la velocidad de circulación lo más uniforme posible. Si evitas frenar y acelerar de manera innecesaria, así como los constantes cambios de marcha, ahorrarás 15% de combustible y reducirás los costos de mantenimiento del vehículo.

7. Si realmente necesitas comprar un automóvil, elige el que se ajuste a tus necesidades reales y el que menos combustible consuma (de preferencia sin aire acondicionado, porque utilizan gases que propician el cambio climático).

8. Comprar productos procedentes de lugares cercanos a tu localidad también reduce el uso de transporte.

EN EL TRABAJO

1. Un alto porcentaje de los desplazamientos en el día son para ir al trabajo. Por ello, promueve el uso compartido del coche.

2. Siempre que sea posible, utiliza el correo electrónico y la intranet para recibir y enviar información en vez de utilizar papel.

3. Cuando uses papel, fotocopia o imprime por ambas caras de las hojas y reutiliza las hojas que sólo hayan sido impresas por una sola cara.

4. Aprovecha los sobres usados para envíos internos.

5. Sugiere la separación del papel de desecho (que no se mezcle con la basura) para que pueda ser reciclado.

6. Configura el monitor de tu computadora para que adopte automatiacamente el estado de ahorro de energía cuando dejes de usarla. Para pausas considerables (salir a comer, por ejemplo) apaga el monitor; ahí se concentra el mayor consumo energético de tu equipo.

7. No enciendas las luces (al igual que en el hogar) cuando no sea estrictamente necesario. Aprovecha la iluminación natural.

8. Recomienda que los ultimos en abandonar las oficinas apaguen las luces y los monitores o el aviso correspondiente.

9. Compra productos recargables y material de oficina reutilizable (los cartuchos de tinta de las impresoras, por ejemplo); evita los productos de un solo uso: vasos de plástico, bolígrafos, etc.; usa calculadoras con celdas fotoeléctricas.

10. En la colación trata de traer comida desde la casa, con recipientes de comida para no
comprar comida preparada ya que al comprar estos productos contienen envases plasticos o envueltas con bolsas que ademas de acomular más basura contribuyes más
al calentamiento global.

AIRE ACONDICIONADO Y CALEFACCION

1. Si necesitas comprar un equipo de aire acondicionado, ten en cuenta la zona climática en que vives (tal vez no lo necesites), las dimensiones de tu vivienda, su orientación y el número de personas que habitan en ella.

2. Antes de comprar, consulta a un técnico.

3.Asegúrate de que el modelo elegido tenga termostato con lectura numérica ya que la variación de un grado incrementa en 8% el consumo de energía.

4. Los equipos de enfriamiento por evaporación consumen menos energía y no contienen gases destructores de la capa de ozono.

5. Para que el sistema de calefaccion o aire acondicionado sea más eficiente aisla tu vivienda; tapa las grietas en techos, paredes y suelo (en ese orden) y evita usar espumas que contengan gases perjudiciales para la capa de ozono: hay materiales aislantes alternativos como fibra de vidrio, corcho entre otros.

6. El lugar más adecuado para situar el aire acondicionado es la parte sombreada de tu casa. En días calurosos prende el equipo antes de que tu casa se caliente y mantén las ventanas cerradas.

7. Deja entrar el sol en invierno; en verano evítalo con persianas, cortinas o toldos. Esa misma función la cumplen los árboles de hoja caduca (caducifolios como: mapasúchil, bugambilia, jacaranda, guaje, mora, higuera) sembrados en la fachada norte de tu casa.

¿CUÁNTA ENERGÍA SE PUEDE AHORRAR?

Todos estos porcentajes se traducen en un ahorro para tu gasto familiar pero también en una disminución real en tus emisiones de CO2, el más abundante gas de efecto invernadero, causante del cambio climático.

Actividad o producto:

- Foco flurecente compacto: 80% de ahorro.
- Lavadora en frío: 80-92% de ahorro.
- Lavadora de bajo consumo energético (clase A): 40-70% de ahorro.
- Refrigerador de bajo consumo energético (clase A): 45-80% de ahorro.
- Calefacción en casa bien aislada: 50-90% de ahorro.
- Cocina de gas en vez de eléctrica: 73% de ahorro.
- Horno de gas en vez de eléctrico: 60-70% de ahorro.
- Tender la ropa en vez de usar secadora: 100% de ahorro.
- Lavavajillas conectado a la toma de agua caliente (sin resistencia eléctrica): 68% de ahorro.
- Lavavajillas en frío: 75% de ahorro.
- Usar papel reciclado en vez de papel nuevo: 50% de ahorro.
- Reciclar el aluminio: 90% de ahorro.
- Compartir el automovil con dos, tres o cuatro personas: 50-66-75% de ahorro.
- Usar el autobús en vez del coche: 80% de ahorro.
- Caminar o ir en bicicleta en vez de usar el automovil: 100% de ahorro.
- Coche de bajo consumo energético (clase A): 25% de ahorro.
- Conducir a 90 km./h en vez de a 110 km./h: 25% de ahorro.
- Usar automovil compacto en vez de uno grande : 44% de ahorro.
- Tapar las ollas y cacerolas al cocinar y ajustar el tamaño de la llama: 20% de ahorro.
- Permitir la ventilación en la parte trasera del refrigerador: 15% de ahorro.
- Subir un grado la temperatura del termostato de la nevera: 5% de ahorro.
- Usar tostador de pan en vez de horno eléctrico: 65-70% de ahorro.
- Calentador solar de agua en sustitución del gas: 60% de ahorro.
- Calentador de agua con gas en vez de solamente eléctrico: 60-70% de ahorro.
- Ventilador de techo en vez de aire acondicionado: 98% de ahorro.
- Aire acondicionado por evaporación en vez de por compresión: 90-98% de ahorro.
- Necesidades de calor/frío tras cerrar escapes de aire en el techo/paredes: 20-25% de ahorro.
- Necesidades de calor/frío tras aislar el techo: 20-25% de ahorro.
- Cambiar filtro de aire del automovil: 20% de ahorro.
- Neumaticos bien inflados: 10% de ahorro.

Trucos para reducir el consumo de agua en el hogar
En la ducha el agua de espera hasta que salga caliente se puede aprovechar para llenar recipientes y utilizarlo para múltiples usos (inodoro, riego de macetas, lavado ropa, etc.).

Lavado de platos en el fregadero con las picas llenas, sin dejar el grifo abierto.

No descongelar los alimentos con aguas, basta con sacarlos con suficiente tiempo.

Cerrar los grifos durante el lavado de los dientes. Esto implica un ahorro de unos 20 litros por cada vez.

Detener el agua durante el enjabone en la ducha. Supone un ahorro de 30 litros por ducha.

Tomar duchas en vez de baños.

El agua utilizada para hervir huevos, se puede aprovechar para regar las plantas. Además le aportará los nutrientes procedentes de la cáscara del huevo.

Reducción de pérdidas por fugas en las instalaciones domésticas.

A la hora de utilizar la lavadora si no es de carga regulable, utilícela siempre llena. El programa opcional de media carga de algunos modelos, ahorra agua y energía. El consumo de agua y energía se incrementa un 30% por cada kilo de ropa. Además, salvo que la ropa esté muy sucia, utilice siempre programas de temperatura moderada.

El lavavajillas, si no es de carga regulable, se debe utilizar siempre lleno.

El lavado de coche mejor realizarlo en un lavacoches y utilizar cubo y esponja si se lava a mano.

Cubrir las piscinas mientras no se utilizan para evitar la evaporación. Si se limpia con frecuencia (por ejemplo, una vez a la semana) no requerirá el cambio de agua en algunos años.

Renovar los electrodomésticos

- A la hora de comprar una lavadora elegir un modelo de bajo consumo (según la normativa europea: 65 litros de agua y 1.035 Kwh por lavado). Implica un ahorro de 12.000 litros de media al año por vivienda.

- A la hora de comprar un lavavajillas nuevo es importante elegir un modelo de bajo consumo de agua (máximo 1,85 litros/cubierto por lavado) y energía (máximo 1,5 Kwh por lavado sin prelavado).

Las plantas y el jardín se cuidan mejor con sistemas de control de tiempo, goteo y multigoteo. (sistema de riego subterráneo con tubo de caucho poroso que humecta el terreno de forma constante. La acción capilar del suelo absorbe el agua que exuda el tubo. Se evita la evaporación que ocasionan el sol y el aire). De aplicación en agricultura, campos de fútbol y de golf, parques, jardines, etc.
El multigoteo consigue ahorros hasta del 90%.

El agua es un bien escaso y necesario. ¿Imaginas vivir sin ella? Si te parece una pesadilla, piensa que puede hacerse realidad; de hecho, España vivió en 2005 el año más seco desde 1947.

Reacciona ante la evidencia: vivimos tiempos de sequía y toca apretarse el cinturón, lo que significa que hay que cerrar el grifo. Toma nota y corre la voz: el agua es un tesoro y no podemos derrochar ni una sola gota.

Consejos básicos
Por un grifo abierto corren hasta 12 litros de agua por minuto. Ciérralo mientras te enjabonas, te afeitas o te lavas los dientes (no olvides usar un vaso para enjuagarte). Dúchate en vez de bañarte. Incluso puedes 'recuperar' con un cubo el agua de la ducha hasta que llega caliente. Con griferías monomando y termostáticas ahorrarás aún más.




--------------------------------------------------------------------------------


Una lavadora puede gastar hasta 90 litros cada vez que la utilizas (según marcas y modelos). Un lavavajillas, alrededor de 30. Así que úsalos inteligentemente: ponlos siempre a carga completa (los programas de media carga gastan más de la mitad). Si te duchas a diario y vas siempre hecho un 'pincel', ¿has pensado que puedes ponerte mañana alguna de las prendas de hoy?




--------------------------------------------------------------------------------


Utiliza cuencos o barreños para lavar la fruta, la verdura, los platos, los cacharros... Si tienes un fregadero de dos cubetas, usa una para enjabonar y otra para aclarar. Para beber agua fría, no dejes correr el grifo (ya sabes: 'suelta' 12 litros de agua por minuto): acostúmbrate a poner una jarra o una botella de agua en la nevera.ç




--------------------------------------------------------------------------------


Si la cisterna de tu cuarto de baño no es de doble descarga, que no te entre sentimiento de culpabilidad. Puedes meter dentro una o varias botellas de plástico llenas: cada vez que tires de la cadena gastarás varios litros menos. Para evitar la mala costumbre de utilizar el inodoro como cubo de basura, pon una papelera en el cuarto de baño.




--------------------------------------------------------------------------------


Coloca atomizadores en los grifos: son unas pequeñas piezas que ‘mezclan’ el agua con aire y crean la sensación de mayor chorro con menor cantidad de líquido. Los encontrarás en cualquier ferretería o tienda de bricolaje. Son artículos muy baratos y no hace falta ser ingeniero para su instalación: basta con desenroscar la boca del grifo, introducirlos y volver a enroscar.




--------------------------------------------------------------------------------


Riega tus macetas siempre al anochecer o al amanecer, cuando la temperatura es más baja, y evitarás pérdidas de agua por evaporación. Puedes utilizar para tus plantas el agua que ha sobrado de las jarras de las comidas, de lavar las verduras... o incluso el agua del cuenco del perro o del gato cada vez que se la vas a cambiar.




--------------------------------------------------------------------------------


En el jardín, utiliza sistemas automáticos de riego por aspersión (de goteo para árboles y arbustos). Conciénciate: en época de sequía, usar la manguera es un ‘delito’. En algunas comunidades ya está prohibido regar parques y jardines públicos y privados si no es con agua reciclada. No lo tomes a broma: las multas por el mal uso del agua pueden llegar a 46.000 euros.




--------------------------------------------------------------------------------


Cierra levemente la llave de paso de agua a tu vivienda. Al disminuir el caudal, conseguirás que salgan menos litros del grifo por minuto. Un gesto tan pequeño se convierte en una medida muy útil para economizar tan preciado líquido. Tú apenas notarás la diferencia cada vez que abras los grifos; pero tu bolsillo sí que lo apreciará.




--------------------------------------------------------------------------------


Milita por la causa. El mal uso del agua es un problema que afecta a todos. Si ves a tus amigos, familiares o vecinos derrochar agua sin ton ni son, ¡no lo consientas! Si has leído hasta aquí, tú mismo podrás contarle a cualquiera un montón de trucos para ahorrar mucha agua con muy poco esfuerzo.

Otros consejos prácticos

Elegir los recipientes más adecuados
- Los envases rígidos son los más adecuados para contener alimentos con líquidos.
- Para envasar platos preparados son muy útiles los recipientes de plástico rígido, aptos para congelador y microondas, ya que permiten la descongelación y el calentamiento posterior en el propio envase.
- Hay que cuidar que los envases estén libres de grietas o fisuras, ya que el aire frío del congelador deseca los alimentos y hace que pierdan calidad una vez descongelados.
- La utilización de envases cuadrados o rectangulares permiten un mejor aprovechamiento del espacio en el congelador.

Según el alimento a congelar

- Las salsas o líquidos aumentan su volumen cuando se congelan, por lo que los recipientes deben llenarse dejando hasta dos o tres centímetros del borde.
- Los productos de forma irregular, como carnes, pescados y algunas verduras, se envasan mejor en láminas de plástico o de aluminio, ya que se adaptan perfectamente al alimento sin bolsas de aire ni espacios vacíos.
- No es aconsejable congelar pastas o arroces en caldos o menestras, porque tienden a perder consistencia cuando se congelan junto con los líquidos. Es preferible congelar aparte el líquido y añadirlo luego a las pastas y arroces para su cocción normal.
- Los caldos y líquidos se pueden congelar en bolsas de plástico o en contenedores rígidos.
- Las patatas y las pastas no son aptas para congelar. Las patatas porque se endurecen y las pastas porque se ablandan en el congelador. Las patatas en puré se conservan bien y sirven para componer o adornar platos.
- Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado. Es conveniente utilizarlo cuanto antes, ya que su sabor y textura se deterioran antes que en los alimentos frescos.

Organización del congelador

- Resulta muy conveniente disponer de un cuaderno o una lista con la relación de fechas de entrada y salida de los productos en el congelador.
- Es muy práctico marcar con rótulos los espacios dedicados a lácteos, carnes, pescados, frutas, verduras y varios, en los cajones o estantes del congelador.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno tio, menuda parrafada nos has soltado. He empezado a leerla pero macho, no puedo con todo. Solo hacerte un comentario: en uno de los puntos, no se ya cual, dices que puedes ahorrar tapando el calentador con alguna mampara, o algun otro tipo de aislante. Eso esta totalmente prohibido ya que puedes povocar un mal funcionamiento del aparato (mala combustion) que genere y concentre monoxido de carbono en la zona, el famoso gas del sueño (sueño eterno...) La normativa prohibe tapar las calderas, que de echo se sacaron de las cocinas donde estaban antes a los balcones para evitar estos accidentes. Segun me vaya leyendo el resto te voy comentando mas cosas. Timo.